Tropas israelíes mataron a tiros a 58 palestinos e hirieron a unos 2.800 durante protestas masivas ayer en la frontera de Gaza, contra el traslado a Jerusalén de la embajada estadounidense en Israel, en la jornada más sangrienta desde la ofensiva israelí de 2014 en Gaza y desde el inicio de una ola de movilizaciones palestinas, en marzo pasado.

La represión israelí desató una ola de condenas internacionales, y Sudáfrica anunció el retiro de su embajador en Israel “con efecto inmediato hasta nuevo aviso”.

En el 70° aniversario de la creación del Estado de Israel y en una muestra de indignación por la reubicación de la embajada, decenas de miles de gazatíes se acercaron a la valla fronteriza con Israel, y cientos prendieron neumáticos y lanzaron piedras y bombas molotov en más de una docena de puntos a lo largo del límite.

El Ejército israelí dijo que sus soldados fueron atacados a tiros en varias zonas, y que manifestantes intentaron atravesar la valla. Agregó que sus tropas mataron a tres palestinos cuando plantaban una bomba.

Aviones y tanques israelíes, además, bombardearon objetivos de Hamas, el grupo islamista que controla la Franja de Gaza.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en un video proyectado durante la inauguración de la embajada -que tuvo lugar a sólo 45 kilómetros de los disturbios en Gaza- que seguía comprometido con “facilitar un acuerdo de paz duradero” entre Israel y Palestina.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, acusó a Israel de “masacres” y su gobierno pidió protección a la ONU, mientras que Amnistía Internacional (AI) describió la represión israelí como una “violación aberrante” de los derechos humanos y Human Rights Watch denunció un “baño de sangre”.

El Ministerio de Salud de de Gaza informó que 58 palestinos, entre ellos seis menores, murieron por los disparos israelíes en la frontera y 2.771 resultaron heridos. Uno de los menores muertos era una niña, dijo la cartera, citada por la agencia de noticias palestina Maan.

En la ceremonia en la embajada en Jerusalén, el yerno y jefe de asesores de Trump para Medio Oriente, Jared Kushner, responsabilizó del caos a los manifestantes gazatíes.

Kushner y la hija de Trump, Ivanka, lideraron una delegación de alto perfil que incluyó al secretario del Tesoro y a cuatro senadores republicanos.

En el acto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, defendió la represión en Gaza y dijo que “todo país tiene obligación de defender sus fronteras”.

El Ejército israelí estimó que unos 40.000 palestinos participaron de las manifestaciones, y que esto era menos que la cifra que esperaba Hamas.

El traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén -una promesa de campaña de Trump- indignó a los palestinos, que quieren que el sector este de la ciudad sea la capital de su futuro Estado.

Sólo dos países, Paraguay y Guatemala, han dicho que imitarán a Estados Unidos y trasladarán allí sus embajadas. El resto, incluyendo a Argentina, tienen sus embajadas en Tel Aviv, por considerar que esta cuestión debe ser resuelta por israelíes y palestinos.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos