El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, afirmó que "nunca" aceptará un referéndum de autodeterminación en Cataluña, y advirtió que no tolerará el incumplimiento de la Constitución, ni aceptará propuestas recentralizadoras. Así lo anunció en un largo debate en el Congreso, el primero desde que llegó a la presidencia del Ejecutivo en junio pasado, donde endureció su posición sobre Cataluña acosado por los pedidos de mano dura del Partitdo Popular (PP) y Ciudadanos, y por los grupos nacionalistas, que persisten en sus aspiraciones independentistas.

Sánchez había calificado de "manipulación inaceptable" las palabras del presidente regional catalán, Quim Torra, que se había manifestado partidario de la llamada "vía eslovena" (mediante la violencia) para lograr la independencia de Cataluña. También reprochó la "injustificable inacción" del gobierno catalán ante los incidentes de orden público del pasado fin de semana en esa región, cuando independentistas radicales cortaron durante quince horas una de las principales autopistas de España, entre otros hechos.

Advirtió que -de ser necesario- desplazará a Cataluña un "número suficiente" de efectivos de las fuerzas de seguridad nacionales y añadió que "pese a amenazas de algunos elementos radicales del independentismo" el gobierno mantiene su previsión de celebrar la reunión del Consejo de Ministros del próximo día 21 en Barcelona.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos