La primera ministra británica, Theresa May, buscará convencer hoy a los demás líderes de la Unión Europea (UE) de la necesidad de un segundo y más prolongado retraso del Brexit para evitar una salida caótica de su país del bloque esta semana. Antes de la cumbre de emergencia de la UE por el Brexit, May se reunió con la jefa de gobierno alemana, Angela Merkel, en Berlín, y luego viajó a París a ver al presidente francés, Emmanuel Macron, quien asumió una posición más dura sobre la cuestión.

La oficina de la canciller no comentó sobre la reunión, pero la agencia de noticias alemana DPA informó que Merkel dijo a legisladores de su partido que era posible una extensión del Brexit hasta comienzos de 2020.

En París, en tanto, un funcionario francés dijo a medios que Macron estaba dispuesto en principio a aceptar una prórroga de menos de un año, con ciertas condiciones, informaron CNN y BBC.

Tras entrevistarse con los líderes más poderosos de Europa, May espera que los demás gobernantes de la UE aprueben retrasar el Brexit del próximo viernes 12 de abril al 30 de junio, para darle más tiempo para aprobar el acuerdo de salida en el Parlamento.

Los diputados británicos ya rechazaron el texto vinculante tres veces, y el gobierno de la conservadora May está negociando ahora con el opositor Partido Laborista para tratar de salir del atolladero y presentar a la UE un plan que cuente con mayor apoyo interno.

Pero esas discusiones avanzan lentamente, y el negociador del Brexit de la UE, Michel Barnier, dijo que May deberá explicar en Bruselas que se conseguirá con otro aplazamiento de la salida del Reino Unido de la UE.

"La duración de la extensión debe estar vinculada al propósito -para qué es-, y eso depende de lo que diga mañana la señora May a los líderes europeos", declaró Barnier a periodistas luego de una reunión de ministros de la UE en Luxemburgo.

La prórroga debe ser aprobada por unanimidad por los otros 27 países de la UE. El encuentro entre May y sus pares europeos será el segundo en tres semanas. La anterior cumbre aprobó una primera extensión del Brexit, previsto inicialmente el 29 de marzo. May quiere una extensión más bien corta para que el Reino Unido no tenga que participar de las elecciones para el Parlamento Europeo del mes que viene, pero se espera que los líderes europeos ofrezcan un aplazamiento más largo.

May espera progresos en sus conversaciones con los laboristas, pero su líder, Jeremy Corbyn, dijo que la premier aún quería ceder en algunas cuestiones. Corbyn quiere que el Reino Unido integre una unión aduanera con la UE pero muchos de los ministros y diputados conservadores pro- Brexit se oponen .