Seúl está analizando la posibilidad de retirar algunas de sus sanciones unilaterales contra Pyongyang, a fin de impulsar los esfuerzos diplomáticos que buscan mejorar la relación entre las dos naciones y aliviar la crisis nuclear, anunció la ministra surcoreana de Relaciones Exteriores. Durante una auditoría parlamentaria a su ministerio, Kang Kyung-wha explicó que el gobierno sopesa levantar las sanciones impuestas al Norte en 2010 después de un letal ataque contra un buque de guerra que mató a 45 marinos surcoreanos.

Seúl cortó entonces toda la cooperación económica transfronteriza a excepción de un parque empresarial conjunto en la localidad fronteriza norcoreana de Kaesong, que fue clausurado en febrero de 2016 luego de que Corea del Norte realizó un ensayo nuclear y un lanzamiento de misiles de largo alcance.

Un retiro unilateral de las sanciones surcoreanas tendría poco impacto inmediato, ya que las sanciones internacionales encabezadas por Estados Unidos siguen en vigor, pero indica que Seúl se está preparando para reiniciar proyectos económicos conjuntos si las negociaciones nucleares entre Washington y Pyongyang comienzan a arrojar resultados.