El gobierno español mantendrá intervenida la autonomía de Cataluña si Carles Puigdemont logra ser investido presidente de la región en Bruselas, hacia donde huyó tras ser destituido, advirtió en Madrid el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy

La intervención “seguirá en vigor hasta que tome posesión el nuevo presidente”, anunció Rajoy ante la junta directiva de su Partido Popular (PP), y aclaró además que “no hay margen para ser presidente a distancia ni por delegación ni por otro tipo de trampa”.

La advertencia presidencial tiene lugar dos días antes de que se forme el nuevo Parlamento catalán surgido de las elecciones del 21 de diciembre, que volvieron a dar mayoría absoluta a los partidos independentistas.

Los abogados de “Parlament” también rechazaron una posible investidura telemática de Puigdemont al indicar en un informe que es “imprescindible” que el candidato asista al pleno debido a que debe debatir de forma directa con todos los grupos, y de no hacerlo contraviene el reglamento.

El líder de los independentistas catalanes podría ser elegido otra vez jefe del gobierno regional, pero huyó a Bruselas tras ser destituido el 27 de octubre por Madrid y si regresa a España será detenido por diversos delitos.

Su plataforma Junts per Catalunya (JxCat) intenta por eso que el ex “president” sea investido de forma telemática en Bruselas, una posibilidad no prevista en la normativa del Parlamento catalán y rechazada de plano por los partidos no independentistas.