Corea del Sur eliminó oficialmente a Japón de la lista de socios comerciales confiables, como medida de respuesta a una decisión de Tokio que perjudica a su economía.

A principios de este mes, el Ministerio surcoreano de Comercio ya había anunciado las gestiones para sacar a los nipones de esa relación en represalia a las acciones "políticamente motivadas" del ejecutivo japonés, según se informó.

Con la aprobación oficial, Seúl modificará el listado, lo reducirá de tres a dos grupos y ubicará al territorio nipón en una categoría intermedia, diseñada para los socios que participan en tratados internacionales, pero tienen sistemas de control sobre las exportaciones que violan las normas globales.

La entrada en vigor de este nuevo esquema de clasificación implica operaciones más engorrosas para las compañías japonesas en la aduana surcoreana, lo que alarga el proceso burocrático de cinco a unos 15 días de media.

Ese movimiento se produce en respuesta a la eliminación desde el pasado 28 de agosto de Surcorea de la llamada lista blanca de Japón, que en lo adelante obligará a una evaluación adicional sobre sus exportaciones al estado vecino de productos considerados sensibles como los componentes electrónicos, a fin de evitar su uso en la fabricación de armas u otras actividades militares.

Tales acciones se insertan en la agria discordia que viven Seúl y Tokio, seguido de la sentencia del Tribunal Supremo surcoreano para que las firmas japonesas indemnicen a ciudadanos de ese país sometidos al trabajo forzado durante la colonización nipona de la península coreana entre 1910 y 1945.

El gobierno de Shinzo Abe protestó contra la sentencia del tribunal, reclamando que todos los temas de indemnización que derivan de su dominio colonial sobre Corea fueron resueltos bajo el acuerdo de 1965 que normalizó los lazos bilaterales.

Los roces pasaron en julio pasado al terreno comercial y desataron un conflicto bilateral sin precedentes. A finales del mes pasado, Japón también eliminó a Corea del Sur de su lista de socios comerciales, planteando acusaciones sobre el sistema de control de exportaciones de Seúl, incluida la posibilidad de que los productos japoneses sean desviados para fines militares por terceros países, aunque no aportó pruebas concretas. Corea del Sur respondió con contramedidas y acusó a Tokio de querer afectar el crecimiento económico, aunque apuesta por negociar una salida al problema por la vía diplomática antes de que termine en un punto muerto con secuelas para ambas potencias y la economía global.

De hecho, se teme una parálisis en la cadena de suministro global para teléfonos inteligentes y dispositivos electrónicos si no vuelven a la mesa de negociaciones.

Ver más productos

Ambrosio fue quien introdujo en Occidente el canto alternado de los salmos.

La Iglesia recuerda hoy a San Ambrosio de Milán

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos