Corea del Norte amenazó con tomar represalias contra Estados Unidos y la vecina Corea del Sur, un día antes de que esos países inicien los ejercicios militares "Vigilant ace", que se desarrollarán hasta el viernes.

Con sus provocaciones, Washington y Seúl "sólo están invitando a una terrible represalia y están convocando a su autodestrucción", señaló el gobierno norcoreano en un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias KCNA.

El Comité norcoreano para la Reunificación Pacífica acusó a ambos países de iniciar una maniobra conjunta que busca "destruir completamente a Corea del Norte", dos días después de que la cancillería norcoreana acusara al gobierno de Estados Unidos de "mendigar una guerra atómica".

Según fuentes militares citados por la agencia de noticias EFE, en los ejercicios de cinco días participarán más de 230 aviones de combate y 12.000 soldados con el objetivo de fortalecer la "disposición" de ambos países aliados.

Esos ejercicios se iniciarán pocos días después de un test de otro cohete intercontinental por parte de Pyongyang, que tras constatar el éxito de la misión comunicó que puede atacar "todo el territorio de EE.UU." con proyectiles atómicos.

Pyongyang acusa a Estados Unidos regularmente de estar preparando con sus maniobras militares con Corea del Sur un ataque, lo que ambos países niegan.

El fin de semana, seis cazas furtivos F-22 Raptor estadounidenses llegaron a territorio surcoreano para iniciar las maniobras militares conjuntas, en las que también se desplegarían cazas F-35 y F-16.