n La iglesia de Jerusalén donde la tradición sitúa la sepultura de Jesús, volvió a recibir peregrinos ayer por la madrugada cuando los dos guardianes musulmanes de la llave de la Basílica del Santo Sepulcro abrieron sus puertas luego de tres días de cierre.

La apertura ocurrió después que las autoridades israelíes suspendieran el cobro de tasas municipales sobre inmuebles de las iglesias cristianas, una medida que provocó un inédito cierre del santuario. "Israel dio marcha atrás. Estamos muy contentos. Esperamos que todo vaya bien y los peregrinos vuelvan a visitar la iglesia de nuevo", declaró a la prensa el musulmán palestino Wayid Nuseibeh, uno de los custodios de las llaves del lugar, poco después de que doblaran las campanas de las 04:00 (23:00, hora en Argentina).

Ayer, las tres iglesias custodias (católica, greco-ortodoxa y armenia) anunciaron la reapertura después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, acordaran la cancelación de las medidas fiscales que generaron el rechazo de las comunidades cristianas.