El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró que desea retirar a los alrededor de 2.000 soldados estadounidenses que están en Siria “lo antes posible”, pero aseguró que quiere dejar “una huella duradera” en el país árabe y no dar “vía libre” a Irán para que haga lo que quiera.

“Volveremos a casa, pero queremos dejar una huella fuerte y duradera”, dijo Trump en una conferencia de prensa junto a su homólogo francés, Emmanuel Macron.

“En lo que se refiere a Siria, me encantaría salir de ahí. Me encantaría traer a nuestros increíbles guerreros de vuelta a casa”, afirmó Trump, quien resaltó que han hecho “un gran trabajo” al recuperar los territorios que llegó a controlar el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria e Irak.