El presidente de Rusia Vladímir Putin y el mandatario de Estados Unidos Donald Trump mantuvieron ayer una conversación telefónica, en la que hablaron de distintos puntos, entre ellos el conflicto nuclear con Corea del Norte.

Según informó un comunicado oficial del Kremlin, ambos mandatarios abordaron temas relevantes para las relaciones bilaterales entre ambos países, y asimismo trataron situaciones de conflicto en distintas zonas del mundo.

Durante la conversación, Putin y Trump hicieron hincapié en la necesidad de resolver el problema nuclear representado por Corea del Norte. Ambos líderes acordaron, además, mantener la comunicación entre ambos abierta.

El llamado tuvo lugar poco después de que Putin diera su decimotercera conferencia de prensa anual, en la que abordó la tensión actual entre Washington y Pyonyang y el problema nuclear norcoreano.

El mandatario ruso reiteró que Moscú no reconoce el estatus nuclear de Pionyang, a la vez que enfatizó que las dos partes en conflicto deben dejar de escalar la situación.

Putin recordó que en 2005, Corea del Norte aceptó detener su programa militar y se firmaron los acuerdos correspondientes. Sin embargo, unos meses más tarde, "a EE.UU. le pareció poco". Entonces, Pionyang "se retiró del acuerdo y comenzó a desarrollar su programa nuclear de nuevo", dijo Putin.

Los estadounidenses "de hecho, provocaron la salida de Corea del Norte" del acuerdo, señaló el mandatario ruso.

Ahora, Pyonyang parece haber llegado hasta el punto de que sus misiles "ya pueden alcanzar el territorio de EE.UU.", dijo Putin destacando que "no hay nada bueno en esto".

Por otro lado, el líder ruso calificó de "buena señal" las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, sobre la disposición a empezar las negociaciones con Pyonyang sin condiciones previas. Si Washington actúa así, "sobre la base del sentido común, entonces, por supuesto, vamos a cooperar con EE.UU. en todas las cuestiones de este tipo, incluida la de Corea del Norte", subrayó Putin.