El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que en los próximos días pondrá fin al Tratado de Libre Comercio de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) con el objetivo de presionar al Congreso para que apruebe el TMEC, la nueva versión del pacto comercial con Canadá y México.

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), que reemplaza al Nafta, fue firmado por los mandatarios de los tres países en Buenos Aires, en un acto paralelo a la cumbre del G20 en Buenos Aires.

"Lo cancelaré en un periodo de tiempo relativamente corto. Nos desharemos del Nafta. Ha sido un desastre para los Estados Unidos" anticipó Trump en declaraciones a los periodistas a bordo del Air Force One que le llevaba de vuelta a Washington.

Explicó que con ese gesto comenzará un proceso de retirada de seis meses del Nafta, en vigor desde 1994, lo que daría al Congreso una fecha límite para ratificar el TMEC si no se quiere perder del todo el régimen comercial con los países vecinos. "El Congreso tendrá que elegir entre el TMEC o la situación previa al Nafta", afirmó Trump.

El viernes pasado, antes del inicio de la cumbre del G-20, Trump firmó junto al hora ex presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, un nuevo tratado comercial tripartito que para entrar en vigencia, deberá ser ratificado por los Congresos de los tres países.

La decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del Nafta es arriesgada, puesto que no está claro que el Congreso vaya a dar su visto bueno a la nueva versión del pacto comercial norteamericano. La oposición demócrata tomará en enero las riendas de la Cámara de Representantes (Diputados) y varias figuras de ese partido se han mostrado escépticas sobre el pacto, entre ellas la posible aspirante presidencial Elizabeth Warren.

Sin embargo, el negociador comercial norteamericano, Robert Lighthizer, se declaró "absolutamente" convencido de que Trump logrará "un número muy alto" de votos demócratas a favor del nuevo pacto comercial.

Entre los cambios más importantes del TMEC, figura la norma de que al menos el 75 % de las partes de los automóviles deben ser fabricadas en América del Norte frente al 62,5 que establecía el Nafta.

Estados Unidos, México y Canadá empezaron a renegociar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (Nafta/TLCAN) el año pasado por insistencia de Trump y lograron llegar a un acuerdo el 30 de septiembre.

El Nafta estaba vigente desde 1994 y ahora será reemplazado. Este tratado de libre comercio es uno de los mayores del mundo, afecta a 500 millones de personas y a una zona con un producto interior bruto conjunto de casi 23 billones de dólares (19,79 billones de euros).