Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado alcanzaron un acuerdo sobre la reforma tributaria impulsada por el presidente Donald Trump, quien en tono triunfalista anticipó que daría a los estadounidenses "un gigantesco recorte de impuestos para Navidad".

El acuerdo allana el camino para una votación final sobre el proyecto de ley la próxima semana, que llevaría a una reducción de impuestos para las empresas y para la mayoría de las personas a partir del próximo año.

Trump aplaudió el progreso del Partido Republicano en el plan impositivo y dijo que estaría "encantado" de firmar una reforma tributaria que reduzca la tasa corporativa al 21%, mostrando cierta flexibilidad en su posición anterior que no deseaba más de un 20% de tarifa corporativa.

"Ciertamente lo haría", dijo cuando le preguntaron si firmaría el proyecto de ley renovado que surgió de un Comité de Conferencia encargado de reconciliar los proyectos de ley de la Cámara y el Senado.

La tasa corporativa, señaló el presidente, es "de 35 (por ciento) en este momento. Entonces, si llegara a 21, ciertamente estaría ... estaría encantado" señaló. "Todavía no hemos establecido esa cifra final, pero ciertamente 21 es una gran diferencia", agregó.

La tasa individual máxima para los estadounidenses de mayores ingresos que actualmente es de 39,6 por ciento bajaría con el proyecto de ley republicano a 37 por ciento.

Trump dijo que la ley tributaria de Estados Unidos es "engorrosa, compleja y profundamente injusta". Afirmó que "ha exportado nuestros trabajos, cerrado nuestras fábricas y dejado a millones de padres preocupados de que sus hijos puedan ser la primera generación que tenga menos oportunidad que la anterior", y prometió: "Estoy aquí hoy, para decirles que nunca permitiré que eso suceda".

Para destacar el impacto de la reforma tributaria en la clase media Trump invitó a cinco familias a la Casa Blanca que dijeron lo que planean hacer con el dinero que recibirán de los impuestos.

Las familias afirmaron que pagarán la universidad de sus hijos, harán renovaciones en sus viviendas y elogiaron al presidente por "cumplir sus promesas".

La tasa corporativa bajaría del 35% al 21%, unos puntos por arriba de lo que quería Trump

Trump anunció también que los estadounidenses comenzarán a ver la reducción de impuestos en febrero de 2018. La Casa Blanca tuiteó el mensaje en las redes sociales.

"Si el Congreso me presenta la legislación antes de Navidad, el IRS (Servicio de Recaudación de Impuestos) me ha confirmado que los estadounidenses verán impuestos más bajos y mayores salarios a partir de febrero - dentro de solo dos meses".

Según el mandatario, su plan recortará significativamente los impuestos individuales y será el equivalente de un aumento de $4.000 si se consideran las reducciones a las corporaciones.