El consumo registró en noviembre -por tercer mes consecutivo- un crecimiento interanual positivo de un 4%, a pesar de lo cual 2017 cerrará con un acumulado negativo de 0,5%, según un informe elaborado por la consultora Kantar Worldpanel.

"El comportamiento de noviembre confirma que el año cerrará muy probablemente con signo negativo, ya que la mejoría de los últimos meses no alcanza para revertir el primer semestre negativo", señaló Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel al analizar las perspectivas de cierre del año.

El elemento distintivo fue que en noviembre, por primera vez en el año, todos los niveles socioeconómicos crecieron, incluido el Bajo Superior, donde se encuentra a una de cada tres familias argentinas.

"Esta novedad es de vital importancia para las perspectivas del 2018, en los últimos veinte años en Argentina, siempre que estos hogares mejoraron lo hizo el consumo agregado y viceversa", explicó Filipponi.

Al analizar los canales, el mayorista continúa siendo el punto de venta destacado del año: suma clientes de todos los niveles socio-económicos y genera excelentes niveles de lealtad. "Cuando todos esperábamos que la recuperación del consumo afecte el crecimiento del mayorista, este se aceleró", puntualizó Filipponi y agregó que en esto "es clave entender que el consumo en los hogares es hoy más racional que nunca, y que la variable precio va a seguir siendo vital en las decisiones de compra por un largo tiempo".

En base al informe, todos los sectores mostraron en noviembre números positivos, con excepción de lácteos, con una caída de 5 por ciento.

En ese marco, los sectores más dinámicos fueros alimentos secos, infusiones y bebidas con alcohol.