El precio de la tierra en la Ciudad de Buenos Aires creció casi 5% durante el año pasado y los especialistas aseguran que esa tendencia se mantendrá durante 2018.

"El valor de la tierra está alto y la estimación es que continuará subiendo un poco por el auge del crédito hipotecario que empuja la demanda y que lleva a los desarrolladores a poner en marcha mas proyectos. Asimismo, hay una búsqueda activa por parte de las constructoras de terrenos para iniciar proyectos en el corto plazo. Eso hace que los propietarios suban sus expectativas y esto podría poner en riesgo que los proyectos efectivamente se pongan en marcha; hay determinados valores de incidencia que no son rentables para el desarrollador, explica a BAE Negocios Alejandro Reyser, director y socio de RED Real Estate Developers, empresa que lleva adelante un proyecto residencial en el barrio Vélez Sarsfield.

Por su parte, el desarrollador inmobiliario Iván Chomer coincide con su colega. "En el 2018 la tierra seguirá escalando, principalmente en las ubicaciones de mayor jerarquía. En este momento hay una suba de valores producto de un reacomodamiento de los aumentos de las incidencias de tierra y los aumentos del costo de la construcción en dólares que hubo en los últimos años".

Según un relevamiento realizado por la consultora Reporte Inmobiliario en 449 terrenos con una capacidad edificable superior a los 800 metros cuadrados, el valor del metro cuadrado promedio pasó de u$s626 a u$s656.

En el sector norte de la ciudad se alinean las cotizaciones más altas. Belgrano, Palermo, y Barrio Norte son los barrios donde los valores de incidencia promedio de la tierra resultan los más elevados de la ciudad. La cotización media por m2 en estos casos ya supera los u$s1.100 por m2 en Belgrano mientras que en Palermo es de u$s1.105 y en Barrio Norte de u$s1.323.

En la otra punta se encuentran los barrios del sur. Mataderos, Pompeya y Villa Soldati, tienen incidencias promedio de u$s318, u$s346 y u$s363 respectivamente.

La zona céntrica muestra una incidencia de u$s661 por m2, a partir del atractivo que tienen los terrenos por su uso comercial.

"Mientras se sigan observando precios de la tierra en dólares en alza y costos de construcción en dólares en un techo histórico seguramente no será fácil cerrar operaciones de venta de tierra, más aún teniendo en cuenta que actualmente la demanda está más volcada hacia el producto usado debido a la penetración del crédito hipotecario y a que en muchos de los casos esta tipología se oferta a valores que se ubican por debajo de los valores de reposición", explican en la consultora.

Dudas

El mercado abierto de tierras seguirá seguramente moviéndose como lo vino haciendo los últimos meses, con algunas operaciones puntuales y más teniendo en cuenta la batería de opciones que está sacando a la venta la Administración de Bienes del Estado (AABE), en muchos de los casos fracciones muy bien ubicadas que despertarán el interés de los players más activos del mercado.

"Es muy probable que los próximos doce meses los incrementos en valores de la tierra se moderen aún más, no sólo por la oferta que agrega al mercado la AABE sino debido a las posibilidades de cambio de Código Urbanístico. Este elemento juega en contra ya que ha generado en los operadores más dudas que certezas, elemento que obviamente posterga inversiones", explican en Reporte Inmobiliario.