Google apeló la multa récord u$s2.800 millones impuesta por la Unión Europea por abusar de su poder de mercado para superar a rivales de búsqueda de compras más pequeños. La empresa de búsqueda de contenidos indicó que la UE fundamento su sanción en “teorías antimonopolio no probadas e ignorando la presión competitiva ejercida por empresas como Amazon y eBay”, señala Bloomberg.

Google sostiene que una multa “no se justificaba” sobre la base de que la Comisión Europea señaló previamente que el caso podría resolverse sin una sanción financiera. Los detalles de la apelación judicial de Google en el Tribunal General de la UE con sede en Luxemburgo fueron revelados en el Diario Oficial del bloque.

En su apelación, Google dijo que la comisión “no está considerando adecuadamente la restricción competitiva ejercida por las plataformas comerciales”.

Después de perder su mayor batalla regulatoria hasta ahora, Google acude a los tribunales de la UE en un capítulo que podría llevar años en concluir. Intel esperó ocho años para resolver su demanda legal por una multa de 1.060 millones de euros en 2009, solo para que le dijeran el mes pasado que el Tribunal General debe volver a examinar el caso.

La comisaría de Competencia de la UE asumió la investigación de Google en 2014 de su predecesor que intentó sin éxito llegar a un acuerdo. El acuerdo habría incluido concesiones vinculantes de Google a cambio de que la UE abandonara la investigación sin imponer ninguna multa. La comisión dijo en un comunicado que “defenderá su decisión ante los tribunales”.