Los fabricantes de helado artesanal festejan porque el consumo está en aumento. El último dato de sector marca unos 7 kilos per cápita anuales y creen que está en suba.

Los empresarios aseguran que el buen ritmo de ventas ayuda a compensar el 100% de aumento del costo laboral y el 50% del incremento de materias primas que afrontan desde hace dos años.

La rentabilidad del sector promedia el 8%, asegura Gabriel Fama, presidente de la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afi nes (Afadhya) que reúne a 2.000 heladerías.

Entre las diferentes estrategias que impulsan para alentar la suba de las ventas, lanzaron, el último martes, la primera edición de las noche de las heladerías en la que ofrecieron el cuarto de helado a mitad de precio.

Los empresario aspiran a alcanzar un aumento de ventas de entre el 5% y 10% en la próxima temporada de verano.

Una radiografía del sector muestra que el kilo de helado artesanal va de los $285 (en el caso Iceland o la promo delivery de Persicco, aunque en mostrador cotiza a $340) a los $390 de Saverio, que además regala un cuarto de helado con la compra de un kilo. Pasando por Chungo ($350, más $25 de envío); Freddo ($325); Rapa Nui ($320 más $20 de delivery); Cadore ($320) y Altra Volta ($320 y $30 de envío). Mientras que las marcas industriales como Nicolo venden el kilo a $150 y Grido a $140.

“El kilo debería costar, por lo menos un 40% más, ya que los costos laborales aumentaron un 100% y las materias primas un 50% en los últimos dos años, pero necesitamos mantener valores acordes. Sólo el litro de crema cuesta $105”, explica Fama. La promoción más llamativa es la de Persicco, que ofrece $340 el kilo de helado en mostrador y $285 el delivery. Algo curioso, ya que en el resto, el costo del envío promedia los $30.

Los sabores que vienen
Los gustos con alcohol parece que serán la estrella de este verano. Freddo es una de las cadenas que innovó en materia de sabores y ofrece gin tonic con pepino o Spritz. Del mismo modo, la AFADHYA decidió contratar a la reconocida bartender Mona Galossi para que diseñe doce tragos que unen helado y alcohol.

Para las fiestas lanzarán el primero, se llama ‘Sin aviso’ y tiene 60 gramos de helado de melón artesanal, 30 milímetros de vino blanco, 15 milímetros de almíbar, frutilla fi leteada y una rama de tomillo. Se podrá conseguir en heladerías artesanales que se adhieran a la propuesta.

Los que vendrán a futuro serán: Tinto de otoño con vino; limón y clavo de olor; crema de almendras con whisky y café; maracuyá con champaigne y almíbar africano, entre otros. Nahuel Rampoldi, integrante de la comisión directiva de la institución explica que “le ofreceremos a los socios recetas de tragos con alcohol y helados para que comercialicen o difundan. Otros gustos que podrían llegar son los salados: helado de palta, de queso parmesano, de roquefort o jamón crudo, son algunos que idearon heladeros argentinos en el Campeonato Mundial del helado”.

Fama cuenta que “uno de los gustos que volvió con más fuerza es el pistacho. De cada 6 helados que vendo de dulce de leche, salen cuatro de pistacho. Es un gusto muy caro, el kilo lleva 150 gramos de pasta de pistacho y cuesta $150”.