Luego de que la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, reclamara a los sectores agropecuarios que "hagan patria" y "liquiden" la cosecha de soja "para que entren dólares", los números de oficiales publicados por el Ministerio de Agroindustria, muestran que los productores ya vendieron un 45,2% de su cosecha frente a un 31% de 2017, en un escenario de sequía, lluvia y alzas en el dólar. Para las entidades productoras, la responsabilidad es ahora de los exportadores para que ingresen divisas.

Datos de la cartera agropecuaria señalan que al 2 de mayo pasado el campo negoció un total de 17 millones de toneladas de soja contra 18 millones del año pasado. Si bien este número muestra un reducción del 5,5 por ciento al tomar el estimado a cosechar se observa a las claras que con una campaña de 37,6 millones de toneladas, lo entregado representa un 45,2% y contra el 31%, respecto de los 58 millones evaluados en un principio por el gobierno. La comercialización está por arriba del periodo anterior.

Para el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías de Velazco lo dicho por Carrió "muestra un profundo desconocimiento de la actividad dado que acá no hay ninguna medida especulativa sino que se trata del normal comportamiento del productor que va vendiendo a medida que va necesitando".

Sucede que la diputada quizás no sepa que no sólo hubo una sequía que terminó liquidando parte de la soja sino que con la llegada de las lluvias, muchos de estos cultivos terminaron pudriéndose. Con las subas del dólar, el productor sintió las alzas al trasladarse este a los principales insumos como el combustible.

"Vale aclararle a la señora Carrió que nosotros como productores no vemos el dólar, cobramos en pesos. El que cobra afuera los dólares y luego tiene un tiempo para liquidarlo en el país, son los exportadores", subrayó De Velazco.

El presidente de Coninagro en Córdoba, Marco Giraudo se mostró indignado "dado que acá parece que nosotros somos los insensibles cuando se olvidaron de hablar de la tremenda bicicleta financiera de u$s5.000 que hubo en un semana que les dejo una gran ganancia y que no tiene nada que ver con lo que producimos nosotros".

De las 15,5 millones de hectáreas implantadas con soja en la región pampeana, queda un 40% pendiente de ser cosechado. Y de esas 6,2 millones sin levantar, hay 3 millones de hectáreas muy afectadas.

Esto quiere decir que si sólo se tiene en cuenta este último número y suponiendo que hay una pérdida total, quedaran en el camino 6,6 millones de toneladas de la oleaginosa que a valores FOB significan u$s2.700 millones que no llegaran al campo.