Una salida, todas las posibilidades. Copas, tapas y música en vivo. Bandas en escena o dee jays al comando de las bandejas son los protagonistas de esta nueva tendencia que viene ganando espacios y alternativas en los after office porteños o en las veladas que se prolongan hasta las madrugadas insomnes.

Opciones que se reinventan, ciclos temáticos, maridajes de sonidos y sabores que proponen nuevas experiencias es la nueva tendencia que desembarcó en los gastropubs, ese mix a la moda donde se impone el rélax.

“Si bien la oferta es muy variada, los DJs del ciclo Primavera Marroquí que animan las noches de jueves de Tetuán, en Palermo, son especialmente seleccionados -ilustra Jonathan Yelin, organizador y residente del ciclo- Tienen que saber leer al público y manejar los momentos tan distintos como son el primer after-office, la cena y el último horario, ya bien nocturno. Sea que se especialicen en algún género de música, en sus sets se los desafía a lograr un sonido moderno, amigable y cool”, complerta el concepto quien se identifica como Grandmaster 3J detrás de las bandejas.

“Las noches de DJ se acercan jóvenes entre 25 y 35 años. A diferencia de otros días y horarios vemos más grupos de amigos que parejas, y también un consumo mayo de bebidas conb alcohol que en el promedio de otros días”, señala Alejo Pérez Zarlenga, socio en Williamsburg Burger Bar.

“La música en Buller es paramover la cabeza. Para generar un clima descontracturado y ofrecerle a los clientes algo más, un diferencial -apunta Adrián Merino, socio en Buller, un clásico de Recoleta y referente en el rubro de cerveza artesanal- Música para no quedarse solamente en una playlist. Los DJs buscan que la gente escuce algo distinto a cualquier otro bar”.

Con una oferta gastronómica afin “que toma influencias norteamericanas, algo de comiida mexicana, picadas y entradas abundantes para compartir como rabas, Pollito New Orleans, papas de la casa”, el lugar atrae a un definido perfil de público “en grupos que salen de trabajar o después del bar, salen a bailar”, precisa Merino.

Música en vivo con espíritu vasco domina el ambiente nocturnos de Lekeitio los lunes, que vira al jazz a la noche siguiente y hace flamenco los domingos.

”La gente siempre nos pregunta qué días hay show y reservan especificamente”, comentan desde el lugar.

Punto de recalada en el Microcentro, Deltoro suma los jueves un DJ en vivo para musicalizar su After Office bien regado por cervezas tiradas y gran variedad de tragos clásicos.

“La cabina en Tetuán está bastante alta, por que el feedback no se traducen en felicitaciones personalesd pero se nota la interrelación en las redes sociales. Quizás incluso fueron a cenar y se quedaron. Es gratificante que el público vuelva más allá de que el DJ vaya cambiando. Invertir en un musicalizador es siemper una sabia decisión y la gente lo agradece”, retoman desde el espacio que tributa a la especiada y sabrosa cocina del norte de África.

”Los habitués suelen preguntar que DJ va cada día y caen en los horarios que musicalizan (después de las 21)”, coinciden desde Buller. En Williamsburg, reconocen referencias de Brooklyn y Nueva York.

“Estas referencias influyen en todos los ámbitos, desde nuestra gastronomía hastas la decoración y la ambientación sonora, que sigue la línea del rock clásico y el indie. Aunque los viernes de DJ en vivo hay más remixes, la música sube su volumen y se genera un a,biente más de bar. La respuesta es muy buena pero pensamos que va a ser incluso mejor en el local que estamos por abrir en el Paseo de la Infanta, ya que tendremos un espacio más amable para este tipo de propuestas”, augura Pérez Zarlenga, socio en el nuevo emprendimiento.

  • La revancha gourmet de la hamburguesa gana espacios, variedades y adeptos

Las hamburguesas no son lo que eran, o por lo menos, también puede ser un producto apto para consumidores gourmet.

“Hace ya algunos años, con la aparición de nuevas hamburgueserías, su imagen comenzó a cambiar, ya que esto nuevos locales ofrecían productos frescos y de calidad en un a,biente agradable -corrobora Pedro Bello Arias, dueño de Deltoro. Y nosotros seguimos esta tendencia al ofrecer hamburguesas de carnes variadas y panes horneados en el día para destacarnos”.

Socio de Burger Mood, otro renovador en el rubro, Nicolás Papazián refiere: “nos gusta decir que hacemos Fast Good Food. Creo que aquí hay una diferencial al fast food tradicional. Porque está bien que la comida salga rápido, pero no por eso se deben hace mal las cosas. Hay decisiones como no usar aditivos, no usar conservantes ni congelar”.

En tanto, “la hamburguesa vino para quedarse -prevé David Martin, dueño de Mi Barrio- Lo artesanal empezó hace un par de años en Estados Unidos, Europa y Sudamérica. La tendencia es buscar nuevas ideas y recetas con ingredientes naturales, y también buscar un nicho de mercado como lo celíaco y lo orgánico”.

  • Diccionario

Buller: Junín 1747. Tel. 4806-0556. De lunes a jueves, de 12 a 2; viernes y sábados, hasta las 4. Promedio $350 bullerpub.com

Lekeitio: Santos Dumont 4056. Tel. 5629-3312. De lunes a viernes, 12 a 15; martes a jueves de 20 a 0; sábados y domingos, corrido de 12 a 0. Promedio: $380

Deltoro: Esmeralda 982. Tel. 5253-8006. Bernardo de Irigoyen 366. Tel. 5368-6388. De lunes a sábado, de 8 a 0. Happy hour: de 17 a 20

Tetuán Brasero Marroquí: Ravignani 1780. De lunes a jueves, de 18 a 0.30; viernes hasta las 2.30; sábados y domingos, desde las 12

Williamsburg Burger Bar: Armenia 1532 williamburgba.com