La petrolera Shell, con más de 104 años en el país, anunció ayer la venta de sus activos de refinación y comercialización en Argentina. La negociación se inició en agosto de 2016, hasta que finalmente vendió su negocio de downstream a la empresa brasileña Raízen por u$s950 millones en efectivo. Pero seguirá invirtiendo en la búsqueda y producción de petróleo y gas en el país, con la mira puesta en Vaca Muerta.

La operación de venta incluye 6 billones de litros de combustibles al año, la Refinería de Dock Sud, aproximadamente 645 estaciones de servicio, una planta de lubricantes, tres terminales terrestres, dos bases de suministros en aeropuertos y activos de gas licuado de petróleo (envasado). Esto último involucra los negocios de combustibles marítimos y de aviación, asfaltos, químicos y lubricantes, así como las actividades de suministro y distribución en el país.

La participación de Shell en el mercado argentino es de aproximadamente el 20% y ocupa el segundo lugar.

Raízen en Brasil es el principal productor de azúcar, etanol y bionenergía. Luis Henrique Guimaräes, presidente de la empresa señaló que "vemos a Argentina en un buen momento, con buenas perspectivas para el sector y queremos crecer y crear valor juntos, trayendo nuevas oportunidades a largo plazo".

Si bien Raízen se hará cargo del downstream, esta salida de Shell es parcial, ya que la empresa anglo-holandesa es propietaria del 50% de Raízen a través de un joint venture firmado en 2011. El 50% restante está en manos de Cosan, una empresa líder en la producción de azúcar, etanol y bioenergía en Brasil. Cosan cuenta con 26 unidades, 860.000 hectáreas cultivadas y una red de más de 6.000 estaciones de servicio Shell, 950 tiendas Shell Select y más de 2.500 clientes B2B.

Hasta ahora, Raízen estaba presente en Brasil en 68 aeropuertos, 68 terminales de distribución de combustible y vende aproximadamente 25.000 millones de litros de combustible para la industria del transporte y el segmento retail. El volumen de negocio es de u$s24.000 millones por año y tiene 30.000 empleados.

Para tener una dimensión del negocio de Shell en Argentina, en 2016 tuvo una facturación de $70.615 millones y en 2017, cerró el año con $85.570 millones. Un crecimiento de alrededor de $15.000 millones sólo en un año.

"Raízen mantendrá relaciones comerciales con el grupo Shell, a través de algunos contratos, en condición de mercado, incluyendo la licencia de la marca Shell e importación de combustibles", señaló la empresa energética brasileña.

Las estaciones de servicio mantendrán el mismo nombre, ya que Raízen tiene un acuerdo de licencia de marca. La compañía anglo-holandesa, garantiza de esta forma la continuidad de los 2.000 puestos de trabajos directos y sus acuerdos previos con propietarios de estaciones de servicio.

En Shell aclaran que la compañía no se va del país, sólo vende su negocio de downstream, pero retiene e impulsará el negocio de upstream en la cuenca neuquina de Vaca Muerta. Argentina no es el primer país donde Shell desinvierte. Esto forma parte de un programa global de desinversión de u$s30.000 millones. En Australia, por ejemplo, también vendió su negocio de downstream.

Ver más productos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Ver más productos