Un vuelo de prueba de la empresa Flybondi en Córdoba debió retornar al aeropuerto a poco de haber despegado debido a una falla en uno de sus motores, lo que lo obligó a realizar un aterrizaje controlado sin que se declarara en emergencia.

Se realizó "con Nelson, nuestro primer avión, un vuelo de prueba que presentó una falla técnica menor", informaron a Télam desde la compañía Flybondi.com, que comenzará sus operaciones el próximo viernes desde Córdoba hasta Iguazú.

"Como indica el protocolo, el avión volvió a la base. Este procedimiento es normal y la unidad no hizo un aterrizaje de emergencia", señalaron desde la empresa.

El avión Boeing 737-800, hasta ahora la única aeronave de la compañía que lidera el suizo Julian Cook, había despegado desde el aeropuerto de Córdoba el lunes a las 11:23 horas, con 141 tripulantes, familiares y amigos de la compañía. Sin embargo, el viaje duró apenas doce minutos. A las 11:35 horas, regresó a su base y concretó su aterrizaje anticipado.

Fuentes del sector aseguran que, además de inconvenientes en el motor, el avión en cuestión también venía arrastrando problema en su tecnología de frenos.

"De hecho previo al despegue se estuvieron realizando chequeos en sistema de frenado producto de los trabajos realizados para solucionar el inconveniente existente", añade el portal especializado Aviación en Argentina.

Córdoba será la primera base de operaciones de Flybondi a partir de un convenio con el Gobierno provincial que acordó una serie de beneficios fiscales y laborales con la empresa.

Ese acuerdo tiene "el objetivo de promover la actividad aerocomercial en Córdoba, que permite más vinculación con otras provincias y países, al tiempo que genera nuevos puestos de trabajo", indicó al respecto el ministro de Inversión y Financiamiento de la provincia, Ricardo Sosa.

Desde Córdoba la empresa tiene previsto volar a Iguazú, Mendoza, Bariloche y Buenos Aires, mientras que está previsto que desde la segunda semana de febrero inicie sus operaciones desde el aeropuerto de El Palomar, una vez que la justicia habilite la estación aérea para vuelos comerciales.

La semana pasada se realizó en El Palomar un estudio de impacto ambiental, del que tomaron parte AA2000, la Fuerza Aérea, el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) y la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC).

El informe fue ordenado por la jueza federal en lo Civil y Comercial y Contencioso Administrativo Nº 2 de San Martín, Martina Forns, y los estudios finales estarían listos esta semana.