Diamante es un punto brillante en el mapa, un departamento en la provincia de Entre Ríos que tiene veinte mil habitantes y un ciudadano ilustre: un Microscopio Electrónico de Barrido, que llegó al municipio en 2016, de la mano de la palinóloga y paleobotánica del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) Mercedes Di Pasquo. "Fue fundamental contar con esta herramienta dice la científica- porque permite estudiar las muestras con un poder de resolución enorme".

El microscopio facilitó el trabajo que Di Pasquo realiza junto a su equipo analizando las esporas, el polen y demás microorganismos que provienen de épocas muy remotas y se distribuyen en el medio ambiente -en la tierra y en el agua- como sedimentos, revelando pistas sobre el pasado de la humanidad. Y no solo eso: el mismo procedimiento puede aplicarse al área forense, a través de los microorganismos presentes en una escena del crimen, que pueden llegar a dar pistas para definir el origen o lo sucedido en un delito. Di Pasquo impulsa esa línea de trabajo dentro del Programa Nacional Ciencia y Justicia.

"El polen, las esporas y los microorganismos son tan microscópicos que es imposible limpiarlos por completo de una escena del crimen. Y siempre nos hablan del ambiente de origen. Entonces, esos microorganismos son evidencias muy importantes para conocer la procedencia de un cuerpo o poder develar los avatares que sufrió", señala Di Pasquo, una de las profesionales que desde hace varios años impulsa el desarrollo de la Palinología Forense en el país.

"A través de esta disciplina explica Di Pasquo- uno puede saber, por ejemplo, si el contenido de fitoplancton en los pulmones de una persona tuvo que ver con la última aspiración antes de ahogarse, o se ahogó porque lo ahorcaron manualmente y entro aire antes de morir, o qué otra situación pudo acontecer, hasta donde las evidencias lo permitan. De alguna manera, esa información sobre un crimen o una muerte surge del estudio que hacemos los palinólogos a partir de los microorganismos: los palinomorfos".

"Los palinólogos no investigamos cosas grandes, y nos dedicamos a obtener información de la vegetación y del fitozooplancton del pasado", concluye Di Pasquo, quien preside la Asociación Latinoamericana de Paleobotánica y Palinología desde 2009.