Javier Sinay viajó en 2017 desde Buenos Aires hasta Japón, atravesando toda Europa y Asia por tierra para encontrase con Higashi, su pareja, que pasaría todo ese año en Kyoto dedicada a estudiar la ceremonia del té. Ese viaje es Camino al Este.

"Mi plan era viajar y hacer un libro y también notas para un diario", dice a BAE Negocios Sinay.

—¿Por qué elegiste hacer ese recorrido en vez de tomar el avión para encontrarte con tu novia ?
—Cuando me dijo que se iba a estudiar a Japón un año pensé que iba a tomarme un avión directo a Tokio. Pero dos meses antes de que ella se fuera de Argentina ocurrió algo inesperado: el diario mexicano que me tenía contratado como corresponsal en Buenos Aires decidió cerrar su puesto, y me quedé sin trabajo. Como no quería meterme de nuevo en una rutina oficinesca, elegí arriesgarme, tomar los últimos ahorros que me quedaban y salir de viaje a hacer reportajes en el camino. Diseñé un itnerario que iba de España a Japón, país por país; o sea, nueve países. Imaginé que en el movimiento iba a encontrar algo nuevo. Fue como tirar los dados.

—¿Qué descubriste del amor y de desamor en este largo viaje?
—Descubrí que todos creemos amar de la misma manera, pero no lo hacemos. El amor no es el mismo en cada lugar, aunque nuestras sensaciones quizás sean parecidas. En un lugar tan vigilado como Corea del Norte, por ejemplo, las parejas no van de la mano en la calle y tampoco se besan en público. Y en un lugar tan mercantil como Corea del Sur, en cambio, el amor está incentivado por el propio mercado. Creemos que el amor es algo íntimo, pero se da en un marco histórico y social.

—¿Cuál fue la historia que te conmovió más?
—La del señor Liu, un jubilado chino que todos los días va a un parque en Pekín con una hoja en la que imprimió el CV de su hija, que es soltera y muy tímida, y con otra hoja donde puso las cualidades que busca en un potencial novio para ella. Esta práctica es muy usual en las ciudades grandes de China, donde el matrimonio arreglado es común y la soltería suele estar mal vista. El señor Liu vivía en Henan, una provincia situada a 1.000 kilómetros de Pekín, pero decidió mudarse y convivir con su hija en una habitación alquilada. Lo hizo para ayudarla a conseguir un novio mientras ella, cada día, trabaja en una oficina.

“El señor Liu va todos los días a un parque con el CV de su hija, que busca novio”

—¿Cómo te acercabas a la gente?
—Como lo suelo hacer acá, me presentaba como periodista y explicaba cuáles eran mis intenciones. En muchos lugares pude producir la historia antes de mi llegada (como por ejemplo en París), gracias a la ayuda desinteresada de periodistas locales a los que contacté en Facebook. En otros (como por ejemplo en Pekín), no pude adelantarme y tuve que buscar e identificar la historia in situ, con poco tiempo.

—¿Este es un libro de amor?
—Sí, entendiendo al amor como un universo en el que hay muchos planetas que se atraen y se repelen con movimientos pendulares. Esos planetas son el amor romántico, el desamor, la compañía, la soledad y la sexualidad.

—¿Te imaginaste alguna vez escribiendo sobre el amor?
—¡Jaja, la verdad que no! Siempre me incliné por las historias de crímenes. Supongo que si hay algo en común en las historias de crimen y de amor, es que hay personas viviendo momentos extraordinarios, alejados de lo normal. El amor y el crimen son diferentes experiencias, obviamente, pero ambas nos sorprenden, nos atraen y nos capturan: tienen una potencia narrativa descomunal porque nos hablan de lo que nos gustaría controlar en la vida, y no podemos.

—¿Puede decirse que es un libro de amor y de viajes?
—Totalmente. Creo que se sitúa entre un diario de viaje muy personal y un reportaje transnacional sobre el amor moderno.

—¿A qué estás atento cuando viajas ?
—A todo. Viajar es una forma de quitarnos velos de ignorancia y prejuicio, y eso lo hacemos si vamos con los sentidos bien abiertos. Y dispuestos a hablar con la gente, a mirar cómo viven, a dejarnos impregnar por la cultura ajena. El mundo está lleno de rincones y en cada rincón está pasando algo, al mismo tiempo. Eso es lo que me gusta de los viajes.

—¿Qué te gustaría que el lector encuentre en el libro ?
—Me gustaría que me acompañe con estas preguntas sobre el amor y el desamor, y que aprenda, conmigo, algunas cosas interesantes sobre otros países y otras culturas.

Título: Camino al Este
Autor: Javier Sinay
Precio: $499
Editorial: Tusquets
Páginas: 336

Ver más productos

La beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda a beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos