“Son libros para tener en la mesa de luz y leer de vez en cuando alguno de ellos”, dice a BAE Negocios Ana María Shua, café de por medio, sobre su libro Todos los universos posibles que reúnen mil relatos bevísimos. En España se la llama “la reina del microrrelato” y buena parte de la crí- tica hispanoamericana considera que sus textos son los mejores en lengua española. Por eso recibió en México, en 2016, el Premio Hispanoamericano Arreola de Microrrelato en su primera entrega.

Este volumen reúne todos los libros del género que Shua escribió hasta ahora, porque está preparando otro tomando como tema la guerra.

“Microrelato es como un nombre en latín que le pusieron a algo muy sencillo, pero son cuentos brevísimos, tendríamos que decirle así, es eso, cuentos muy cortitos, con mucha tradición en Argentina. Borges y Córtazar los escribieron. Hoy hay una nube de escritores de microrelataos que no acceden a las grandes editoriales”, cuenta la escritora que es autora de novelas y también cuentos para niños.

–¿Cuándo comenzó a escribir estos cuentos breves?
–Empecé a escribir porque siempre me gustó mucho leer estos cuentos tan cortitos, como los de Borges y Cortazar. Yo estaba trabajando en una agencia publicitaria. Un compañero me regaló su colección de la revista mexicana El cuento, que publicaba muchos cuentos brevísimos. Yo empecé a escribir para presentarme al concurso que tenían. No publicaron ninguno pero sí la carta que mande para acompañarlos. Después vino la dictadura, la revista no volvió a entrar a Argentina y 40 años después descubrí que habían sido publicados. Se hizo una recopilación y para mi gran sorpresa había un montón de reatos míos. Lo primero que escribí son microrrelatos, aunque lo primero que publique fue una novela.

–¿Cómo los escribía?
−Al principio me había propuesto escribir uno por día. Así escribí los primeros 100, y cuando llegué no se me ocurrió ninguno más, como si hubiera secado un pozo. Estuve bastante tiempo sin hacerlo, cuando pude volver a escribir, me propuse algo más razonable 10 por mes. Un libro de estos me lleva más o menos tres años, a medida que pasa el tiempo me empiezo a atrasar. Siempre quiero acercarme a los 360, pero a los 300 siento que me empiezo a repetir, y cuando eso sucede me doy cuenta de que se terminó.

−¿Cómo se eligen los temas?
−El primero fue la vigilia y los sueños, no me alcanzó el tema y fui tomando otros al azar, hasta el libro Fenómenos de Circo que por primera vez trabajé con información y un tema que me alcanzó. Hasta ahí no me ponía a investigar para mis libros, eran cosas que observaba, que se me pasaban por la cabeza. Con el circo investigue. Ahora estoy trabajando sobre las guerras y un material infinito ahí.

−En los muros de Facebook se relatan situaciones de la vida cotidiana. ¿ Se las puede considerar microrrelatos?
−Si es interesante y está bien escrito claro que sí.

−¿Cuál es la función del micorrelato?
−La mismo que cualquier pieza de buena literatura, el placer de la lectura, la reflexión y, en el mejor de los casos, provocar emociones.

−¿Cómo son los lectores de este género?
−En general son muy buenos, existen una fantasía de que se lee porque es corto, porque la gente no tiene tiempo de leer, pero no es así. Es un hecho objetivo. Basta con mirar la lista de bets seller para ver que no hay ningún libro de microrrelatos. Ahí en general sí hay novelas muy largas porque la gente que no tiene tiempo de leer, lee un poquito, se puede entrar y salir con más facilidad. Una novela se puede leer distraídamente; el microrrelato requiere de mucha, mucha atención, si te distraes un segundo dejaste de entender, te lo perdiste. No se puede leer seguido, no podes leer muchos juntos, porque cansa un poco, tenés que estar muy atento No me parece en absoluto que sea el género de una época con poco tiempo para leer. El que disfruta de este género son muy buenos lectores, les gusta mucho leer

−¿El microrrelato es el género que más le gusta escribir?
−Me siento muy cómoda. Como lectora me gusta la buena literatura, me da lo mismo si es un policial, un microrrelato, una novela, un cuento, todos los géneros narrativos me gustan muchísimo. Como me gusta leerlos me gusta escribirlos

−¿Dónde escribe?
−Durante muchos años tenía una oficina fuera de casa cuando mis hijas eran chicas, pero ahora que son grandes y me dejaron los dormitorios libres escribo en mi casa. El micorrelato es el único gé- nero que escribo en cualquier lado, incluso que prefiero irme de casa, me concentro mejor en un café, y es lo único que alguna vez a escribo a mano.

−¿ Qué siente cuando ve sus cinco libros reunidos en uno?
−Me impresiona (se rie), parece un diccionario, uno podría tirar una monedita y abrir una página al azar porque se puede leer en orden, por libro, o salteados. Es para tenerlo en la mesa de luz e ir leyéndolo de a poco.