María Border acaba de publicar su nueva novela "Dame un año de tu vida". "Esta historia nació del personaje masculino. Trabajaba su personalidad, la identifiqué con Escocia, la ligué al handfasting [rito celta] y la historia fue surgiendo", dijo a BAE Negocios la autora de tramas románticas.

–¿Se puede evitar el amor ?
–Considero que no podemos evitar enamorarnos. Ojalá podamos vislumbrar si ese amor nos hace bien y alimentarlo, o si nos hace daño.

–Camila, la protagonista, es moderna, práctica y llega a un acuerdo racional de mantener un matrimonio durante un año ¿pero hasta dónde puede llegar?
–Justamente ese es el punto crucial en la novela, hasta dónde puede sostener aquello a lo que se compromete siendo, como decís, práctica y moderna. Camila acepta el acuerdo en un momento muy crítico de su vida: se encuentra desbordada, perdida, angustiada. Frente al descabellado ofrecimiento de Bhric se lanza al ruedo. Luego, cuando puede analizarlo, son su orgullo y la necesidad de desenmascarar a quienes la amenazan los motores que la guían para continuar hasta el final.

–¿Qué rol cumple el dinero en la novela?
–Si bien los dos son adinerados, no es el centro del conflicto, lo que está en juego es el honor, las historias familiares, los prejuicios. Precisamente es este último punto el que más quise resaltar y no deseé hacerlo desde la diferencia de poder adquisitivo.

–¿Fue difícil dejar a estos personajes ?
–No dejo a los personajes, siempre digo que en el fondo de casa construí un espacio donde los invito a quedarse y ellos aceptan. Cada personaje se queda en mí, cada tanto releo las novelas y vuelvo a encontrarme con ellos. Pero es necesario dejarlos allí, en el fondo, para poder concentrarme en una nueva trama con nuevas personalidades.

–El amor es un tema de todos. ¿Pero aún es difícil llegar al lector varón?
–En cualquier historia que se cuente el amor está presente. Hay lectores varones que leen este género, aunque el grueso de público es femenino. Fuimos educados, desde siempre, con el mandato de que la sensibilidad es inherente a la mujer y la rudeza y el poder de decisión corresponde al varón. De a poco la mujer fue animándose a luchar por sus derechos, pero todavía no hemos conseguido que los platillos de la balanza se encuentren a la misma altura; el día en que lo logremos la pregunta que me hacés dejará de tener sentido.

–¿Dónde encuentra las historias?
–No hay un patrón a seguir. Surgen, por distintos motivos y estímulos. Como te comenté, "Dame un año de tu vida" surgió tratando de desmenuzar el carácter de quien terminó siendo Bhric. En otras oportunidades nacen por mi necesidad de tratar determinado conflicto, o porque imagino una escena que me conmueve y eso me motiva para averiguar quienes son y qué viven.

–¿Cómo hace para no repetirse?
–Intento no repetirme, releo mis novelas para que no se filtren escenas, trabajo cada personaje para adjudicarles identidad propia, escarbo en mi imaginación para que los conflictos sean claramente distintos. Los lectores de novela romántica suelen seguir la trayectoria de los autores que les agradan y es un punto que sí tengo presente a la hora de escribir. Cuando no estoy desarrollando una nueva historia trabajo escenas, personalidades, diálogos, me ejercito; así fue como surgió esta novela.

–¿El amor tiene algo de cursi ?
–La cursilería depende de cada uno, a mí no me seduce que un hombre me llame "cuchurrumín mío", pero si Ian Somerhalder se digna a mencionarme de esa manera no voy a tildarlo de cursi, seguramente me resultaría hasta sensual.

–¿Por qué le parece que se espera que estas novelas siempre tengan un final feliz?
–La vida es un viaje en el que constantemente se busca bienestar, metas en la profesión, estabilidad económica y también amor. Es la esperanza que nos motiva para poder enfrentarnos a los problemas diarios. La novela romántica pretende que esa esperanza se materialice, se haga real. Particularmente elijo los finales felices. No por eso la pareja debe terminar unida, un final feliz implica que los personajes consigan su paz interior y superación personal.

–Este género tiene lectoras muy fieles que acompañan mucho. ¿Por qué le parece que es así ?
–Afortunadamente las redes sociales derribaron la muralla entre lectores y escritores. Ahora tenemos acceso directo al lector que decide contactarnos y eso genera lazos. De cualquier manera ese acompañamiento, que tanto agradecemos, hay que sostenerlo en cada nuevo trabajo.

–¿Cómo es ese intercambio con las lectoras?
–Disfruto mucho escribiendo, soy inmensamente libre cuando lo hago y es mi gran motor para seguir generando historias; pero el contacto con las lectoras es un placer que desconocía y agradezco mucho que me permitan sentirlo. Me encanta dialogar con ellas, jugar a que los personajes dejan de ser ficticios. Con el tiempo fuimos alimentando el vínculo y gané muchas amigas con las que adoro hablar de otros autores que nos gusta leer.

–¿Cuando termina una novela ya le piden otra ?
–Sí, gracias a Dios eso ocurre y es un gran aliciente para que yo siga publicando. Creo que no podría dejar de escribir porque es una necesidad que me niego a reprimir, pero sí dejaría de publicar mis obras si los lectores no me acompañaran.

Título: Dame un Año de tu Vida
Autora: Maria Border
Precio: $729
Editorial: Plaza & Janes
Páginas: 336

Ver más productos

San Ignacio de Antioquía, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Ignacio de Antioquía

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos