Transita entre la poesía y las canciones con comodidad, cambia el "chip" con sólo mudar de plataforma, es decir, la guitarra o "el ordenador". Hijo de un palestino y un española de Soria, Marwan Abu-Tahoun Recio, mejor conocido como Marwan, este cantautor y poeta español vino desde Madrid a presentar su libro de poemas Los amores imparables y también dio un recital en la Trastienda. Dice que Buenos Aires es como Madrid, las dos ciudades tienen mucho para ofrecer.

Y fue allí en su ciudad donde escuchó por primera vez en Libertad 8 a Ismael Serrano. Él había crecido escuchando a Serrat, Sabina, Aute, Silvio Rodríguez, pero cuando tenía 18 años Ismael Serrano sacó su primer disco. "Lo escuché y empecé a componer. No tenía ni puta idea... sabía tocar la guitarra con mis amigos. Al año empezaron a salir cosas decentes, antes eran infumables. Luego nos conocimos con Ismael y nos hicimos amigos", cuenta a BAE Negocios Marwan en la mesa de una bar, relajado e entusiasmado de hablar de sus dos pasiones.

—¿Cuándo empezaste a escribir poesía?
—Al mismo tiempo. Pero al principio era vomitar sentimientos, más catártico, a ver qué sale, una especie de purga. Pero las letras de las canciones las cuidaba, las tomaba más en serio . A partir del 2008 empiezo a tomarme más en serio la poesía. Comienzo a escribir un blog, publiqué con editorial propia en 2011 y me fue muy bien .

—¿Qué diferencias hay entre escribir canciones y poesía?
—La forma de abordarlas es diferente. En el poema puedes retorcer más el lenguaje, que si los haces en una canción pierdes musicalidad. La longitud en las canciones es de cuatro minutos y yo tengo micropoemas y uno de 35 folios donde repaso toda mi vida. Puedo ver a un hombre y hacer un poema de cuatro líneas.

—¿Componés y escribís poemas en forma paralela?
—Sí, al mismo tiempo. Es logística. Depende si agarro la guitarra o el ordenador. No tengo problemas, cambio "el chip". Los mejores poemas arrancan de una frase y no sabes a dónde vas a ir. A veces transpiras y otras es mucha inspiración. ¿Cómo puede ser posible que pueda escribir tan ordenadamente algo que tenía adentro? Y otras veces, es pelear por cada canción. Yo escribo d en cualquier formato y soporte tablet, móvil, en la contratapa del libro que estoy leyendo. A cualquier hora, en aviones o caminando por la calle. Muchas cosas las escribí caminando (agarra el libro sobre la mesa y busca uno de sus poemas) Confesiones lo escribí en la calle. Vi una frase en una librería y empecé a escribirlo (en su celular hay 1.350 notas, una de ellas el poema). "Cualquiera puede hacerlo, es ponerte. Mi sensibilidad la tenía, la tuve que explorar a nivel creativo. Estoy seguro de que si investigas, te sale", dice con humildad.

—En la poesía uno se siente reflejado...
—Partiendo de algo personal se puede pasar a lo universal, porque puede ser parecido a la experiencia personal de otro

—¿Es más fácil escribir del desamor que del amor?
—La tristeza es más fotogénica. Cuando estás enamorado puedes caer en lo cursi que no pasa nada, pero estás más el presente no te haces preguntas; cuando estás triste sí, y te salen más reflexiones. A veces en micropoema o en prosa poética. Sale, surge. A mí no me importan las etiquetas. Los micropoemas me encantan, empecé a hacerlo por Twitter. Lo que me importa es trasmitir cosas, una búsqueda poética. Hay muchos tipos de texto. Lo importante es si transportan a algún lugar

—Madrid está muy presente
—Textos en prosas, la historia de cómo se conocen mis padres, otras recorriendo Madrid y unos cuantos poemas. Buenos Aires es una ciudad que ofrece muchas cosas. Y Madrid también. Sobre todo a los que nos gusta la noche, ir a conciertos, leer. Nos inspira mucho y la queremos mucho. La historia de mi madre y mi padre no la inventé, nada fue así. Mi padre persiguió a mi madre. Mi padre es un hombre muy encantador .

—¿Para qué sirve la poesía?
—Es un medio de transporte para conocer dentro de ti y el mundo exterior. Es el lazo de ida y vuelta, del corazón al cerebro. Todo aquello que nos conmueve puede acabar en poesía. Para mí es un arma de construcción y si puedo acompañar a la gente, mejor. He hecho mucha terapia, claro que aquí hacen mucho más; me ha ayudado mucho a entender mis emociones, aprendí a saber lo que sentía haciendo terapia, a deshacer el engranaje de emociones. Hablo mucho de la tristeza, del fin de la pasión, reflexiones sobre el amor. Recojo una emoción y la voy desgranando.

—Los libros de poemas están en la mesa de luz, ¿te gusta esa imagen?
—Me encanta la idea de acompañar. Me cuesta concebirlo pero me resulta muy gratificante.

—¿El cantautor y el poeta seguirán?
—Van a coexistir toda la vida, aunque deje de vender discos o libros.

Título: Los amores imparables
Autor: Marwan
Precio: $449
Editorial: Planeta
Páginas: 288

Ver más productos

San Nicolás Bari, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Nicolás de Bari

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos