La escritora Andrea Milano acaba de publicar su nueva novela que desgrana la historia de un triángulo amoroso en la Buenos Aires de comienzos de la década de 1870. El género histórico romántico es el elegido por la autora.

“Es un género que me enamoró como lectora desde siempre. Si bien ya había incursionado en la romántica histórica ambientada en otras geografías, hace unos cuatro años me planteé el desafío de plasmar una historia en el Río de la Plata. De esa aventura, surgió Embrujo gitano, mi primera novela romántica histórica ambientada en el Buenos Aires del siglo XIX. Me sentí tan cómoda haciéndolo que ahora estoy enamorada del género también como escritora.

-¿Qué elige primero la trama o el momento histórico?
-A veces es un momento puntual de la historia el que me atrae para escribir una novela. En otras ocasiones, es al revés: tengo la trama principal armada y tengo que buscar en qué período ambientarla. Por ejemplo, con mi última novela, En brazos de mi enemigo, llegó primero el momento histórico y después la historia que quería contar.

-¿Estudia mucho para cada novela?
-Sí. El proceso de documentación es arduo y extenso. Investigo antes, durante y después de cada novela. Parece un trabajo pesado, sin embrago, disfruto muchísimo haciéndolo. Mientras estás leyendo para documentarte pueden surgir ideas para nuevos proyectos. Por ejemplo, cuando estaba investigando para Embrujo Gitano, me topé con un artículo que hablaba del atentado que sufrió Sarmiento poco antes de dejar su mandato y de la revolución que se desató después, cuando Avellaneda lo reemplazó. Ese hecho en particular fue el puntapié inicial para desarrollar mi segunda novela histórica En brazos de mi enemigo.

-Puntualmente, ¿cuánto le llevó ésta?
-Entre el proceso de documentación, escritura y corrección, poco más de un año y medio.

-¿Por qué le parece que a los hombres les cuesta más leer novela romántica?
-Pienso que la principal razón es que la romántica siempre ha sido catalogada como “novela rosa” y el principal consumidor es el público femenino. El hombre lee novela romántica, y lo ha hecho durante años, sin embargo, recién ahora se anima a reconocer que lo hace. Antes, quizá por el prejuicio de la gente o a veces por vergüenza, no lo decía abiertamente, pero sí leía. En mi caso, tengo varios lectores hombres y se animan incluso a comentar lo que van leyendo o suben fotos de las novelas en las redes sociales. Creo que subgéneros de la romántica como la histórica o el policial han contribuido bastante para que el sector masculino vaya perdiendo ese pudor de reconocer que lee novela romántica.

-¿El amor es un tema eterno? -Absolutamente sí. Se seguirán escribiendo historias de amor porque los lectores quieren continuar leyendo. Además, el amor no solo es inherente a la novela romántica, se ha extendido a otros géneros.

-¿Extraña a los personajes cuando termina la novela?
-Sí. ¡Imposible no hacerlo! Después de convivir con ellos a diario durante tanto tiempo, me cuesta muchísimo dejarlos ir. Por eso, siempre que termino de escribir una novela, necesito un período de duelo antes de comenzar un nuevo proyecto. Salvando las distancias, me siento como una madre cuyos hijos han emprendido el vuelo lejos de casa?

-¿De esta cuál es su preferido?
-No es fácil elegir solo uno. Rafael, el protagonista, sin dudas se ha ganado mi corazón y sé que el de muchas lectoras también. Es un personaje atormentado por la culpa, el maltrato y la falta de amor en su vida. De esos que a una le dan ganas de abrazar muy fuerte. Hay personajes secundarios para destacar: José Emilio, el hermano de la protagonista, un joven ambicioso y de pocos escrúpulos, capaz de todo con tal de ocultar un gran secreto que en esa época era sinónimo de escarnio; o Jimena, “la viuda de los altos” una mujer que, casi desde las sombras, cumple un papel importante en la trama.

-¿Para qué sirve la literatura?
-En mi caso, la literatura es una vía de escape. Ya sea leyendo o escribiendo, consigue abstraerme de la realidad y sumergirme en otros mundos. Hay una frase de Emily Dickinson que dice: “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro” Eso es exactamente lo que representa para mí la literatura; la posibilidad de viajar sin moverme del sillón de mi casa o sin apartar los dedos del teclado.

En brazos de mi enemigo
Andrea Milano
Plaza & Janes
$499

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos