Es un gran periodista y escritor, pero sin falsa humildad se define: “Soy un lector, que un día decidió escribir, pero soy es un lector y lo seré toda mi vida”.

“Los BookTube han logrado que se acerquen los adolescentes a la lectura”

Compartir

Así dice el autor mexicano Benito Taibo en su visita a la ciudad para presentar su reciente libro Corazonadas. “Amo Buenos Aires, la de mis lecturas de Saer, Borges, Sabato, Victoria Ocampo, Tomas Eloy Martínez. Cuando llegué por primera vez en el 2000 era un día con niebla y yo iba reconociendo una ciudad en la que no había estado, me emocioné hasta las lagrimas, sabía donde estaba cada edificio porque los había leído en los libros”, cuenta Taibo y aclara que que esta novela no esd exactamente una continuación de la anterior.

“Persona Normal es la historia de un niño que se queda huérfano y se va a vivir con el tío, este niño es quien cuenta la relación que se basa en la complicidad y los libros. El tío le regala una biblioteca cuando cumple 13 años, y empieza a vivir su vida por medio de las lecturas que va haciendo. El tío es Paco”, relata y continúa: “Seis años después decido escribir esta versión que no es una continuación. La lógica es que una moneda tiene dos caras, ahora es contada desde la perspectiva del tío Paco que empieza diciendo que no quería tener hijos. Darle la voz al segundo protagonista que sólo la tuvo tangencialmente en la primera. Se puede leer de manera independiente, pero está llena de guiños a Corazonadas”.

“Ese tío está inspirado en mi padre. Cuando fui obligado a leer, como todos lo de mi generación a punto de odiar la literatura, en la escuela nos ponían textos que nada tenían que ver con la edad. Mi padre llegó como un alma magia, un faro; apareció a ponerme libros en mi mesa de luz sin condicionantes, como transmisor de ideas , de imaginación”, recuerda.

“El libro no es nada, no existe mientras no es leído. Sólo existe cuando los ojos se posan sobre él y se convierte en un sujeto activo. Sólo la literatura funciona en términos de otredad, entras al libro y te conviertes en el personaje que quieres, toda sucede a partir de la lógica de la otredad, te descubres a tí mismo a través del reflejo de la mirada del otros”, sostiene el autor.

“Los libros y las personas llegan a encontrarse en el momento justo, igual que el amor, no se puede empujar. Mi padre lo dejó sobre la mesa y por mi propia voluntad empecé a leer y me convertir en lector”, dice, quien sin buscarlo conquistó al público juvenil.

dad en las nuevas generaciones provocado en parte por Internet, que le achacamos los males, pero como con un martillo se puede colgar un cuadro hermoso o matar a tu mujer, la pregunta clave es si martillo es el responsable de la belleza y de la violencia. No, es solo un instrumento, internet es solo una herramienta. Los BookTube (es una comunidad en YouTube, jóvenes suben videos recomendando libros) son ellos los que han hecho que se acerquen los adolescentes”, explica.

“Intenté ser lo más honesto posible y rendir un homenaje a la literatura que a mi me había cambiado. Al principio pensé en la gente de mi generación y de pronto me pasó que los jóvenes me miran como si fuera uno de ellos a pesar de mis 57 años. Se generó una enorme y maravillosa complicidad, me mandan mensajes para que lea sus textos, para que les recomiende libros”, cuenta con una gran sonrisa.

“No era mi objetivo primario escribir para jóvenes. Este si lo pensé para ellos, Conferencias de lecturas doy desde hace 15 años, de libros de otros, hablo poco de mis libros. La industria mexicana se está sosteniendo por un grupo de lectores que va de 14 a 20 años,. Es increíble lo que están leyendo. Estamos frente a una nueva generación de lectores”, dice el escritor, y agrega: “Este libro lo escribí pensando que lo iban a leer ellos, pero la forma de escribir fue la misma, no varió un ápice, se los dedico a ellos, no vario ni las palabras, ni la narrativa”, dice el autor cuyo libro Persona Normal está en los planes de estudio porque lo piden los alumnos; es parte de plan lector en Perú, México, Chile, Guatemala, entre otros.

“Leer hace que tu mente se expanda, que tomes decisiones distintas, reta tu propia educación. En los libros se encuentra lo mejor de nosotros mismos. Leer es paño para la lagrimas., almohada de plumas para los más bellos sueños, es la piedra de toque de la civilización”, dice.

“Hay una reduccionismo que sostiene que los libros sirven para aprender, y es mucho más complejo y bello: sirven para enfrentar a las pasiones humanos, para dejar de ser esclavos, leer es una manera de resistir”, afirma este hombre que trasmite la pasión por la lectura.