La Policía Federal allanó ayer oficinas del Edificio Libertad, sede principal de la Armada, y de una empresa en el marco de una causa en la que se investigan posibles irregularidades en la contratación de los proveedores que participaron de la reparación del ARA San Juan, el submarino desaparecido hace 34 días con 44 tripulantes a bordo.

El allanamiento fue ordenado por el juez federal Sergio Torres en el marco de una causa abierta tras una denuncia presentada el viernes último por la diputada oficialista Elisa Carrió contra ex ministros de Defensa de la gestión kirchnerista por "asociación ilícita".

El allanamiento fue realizado por la división de la Policía Federal que investiga delitos vinculados al lavado de activos, e incluyó a la empresa Ferrostaal Argentina, ubicada en Lima al 300 en el centro porteño.

Los procedimientos se realizaron en busca de documentación vinculada con las contrataciones de las empresas que se encargaron de la reparación de la flota de mar y submarinos, en distintos casos, además del ARA San Juan.

Comisión investigadora

El Gobierno oficializó el nombramiento del vicealmirante José Luis Villán como nuevo jefe de la Armada y la creación de una comisión asesora que colaborará con la investigación sobre la desaparición del submarino ARA San Juan, cuya búsqueda continúa en una zona delimitada por un radio a 40 kilómetros cuadrados.

La Comisión, que elaborará informes para la cartera de Defensa, estará integrada por el contralmirante Alejandro Kenny, el contralmirante Gustavo Trama y el capitán de navío Jorge Rolando y tendrá potestades para “requerir los informes, datos y documentos, como así también el acceso a lugares que ella disponga visitar y requerir testimonios.