La abogada Natalia Araya, que patrocina a la familia de Rafael Nahuel, el joven muerto por efectivos de Prefectura Naval en el marco de un operativo de desalojo que tuvo lugar en Villa Mascardi,en inmediaciones de Bariloche, se mostró ayer "bastante contenta" porque la causa que investiga los hechos "no ha parado de tener movimiento", al tiempo que subrayó que la querella va "direccionada" hacia el pedido de imputación de los prefectos que participaron en el operativo.

"Se ha habilitado feria para la continuidad de las pericias de la causa. Estuvimos hasta el 24 de diciembre realizando las pericias balísticas y de ahí en más comenzaron a hacerse las pericias sobre los restos de carbono que se habían secuestrado, así como también sobre las ropas de Rafael Nahuel y el grupo Albatros", sostuvo la letrada.

En diálogo con Radio del Plata, Araya precisó que "a partir del 8 de enero se comienza con las pericias sobre la vaina secuestrada del cuerpo de Rafael y las vainas testigos que se obtuvieron en las pericias balísticas".

Consideró además desacreditata la versión de "un enfrentamiento en la comunidad: "Todos los peritos han visto lo mismo el día de la inspección ocular, que no existió ningún tipo de impacto en los árboles como lo había dicho el Ministerio de Seguridad. Se encontraron muy pocas vainas de goma en el lugar, lo que da cuenta de que abrieron fuego de manera casi directa con balas de plomo", agregó.

"El informe del Ministerio de Seguridad quiere dar cuenta de que hubo un enfrentamiento de un grupo sumamente organizado, preparado para ataques" agregó la letrada, quien advirtió que "están creando un enemigo interno".