Mientras se intercalaban posturas a favor y en contra de la legalización del aborto en la segunda sesión plenaria en el Senado, la senadora del Movimiento Popular Neuquino Lucila Crexell anunció ayer que se abstendrá en la votación del proyecto que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo, con lo que comenzó a revertirse la tendencia contraria a la iniciativa en ese cuerpo.

"Yo estoy en contra del aborto, pero también hay una realidad que no se puede ocultar. No me convencen ninguna de las dos posturas, ni el rechazo, ni tampoco considerar que el aborto sea un derecho subjetivo de la mujer, por eso mi voto es de abstención", explicó la senadora.

En tanto, manifestó que hubiera deseado que se llamara a consulta popular por este tema.

Inicialmente, se contaba a la legisladora neuquina entre los que votarían en contra de la ley, pero ahora reveló que se abstendrá, lo que fue recibido favorablemente por el sector que impulsa la aprobación de la ley.

Crexell dijo que su abstención "es firme" y que no cambiaría aún si su voto fuera decisivo para volcar el futuro del proyecto en una u otra dirección.