La fiscalía de la comunidad de Madrid abrió una investigación por un "posible delito" contra los derechos de los trabajadores del subte de esa ciudad "ante la presencia de amianto en algunos de sus trenes", informaron fuentes judiciales.

Tal como se supo la semana pasada, le empresa "Metro de Madrid" conocía desde 2003 la existencia de amianto en los trenes y aún así los vendió a la Argentina en 2011, después de, además, prohibirse su comercialización.

La fiscalía decidió iniciar la investigación "teniendo en cuenta la peligrosidad de dicha sustancia, que contiene agentes cancerígenos".

"Además se supo que un trabajador del subte de Madrid contrajo una enfermedad que podría estar relacionada, que se suma al riesgo sufrido por otros trabajadores debido a su exposición al amianto", reportó la agencia Ansa. La denuncia presentada el mes pasado por parte de un trabajador con cáncer de pulmón destapó la presencia de amianto en el subte madrileño.