El Gobierno confía cerrar el jueves el acuerdo con los gobernadores, aunque aún siguen negociando algunas diferencias con respecto al Fondo del Conurbano.

“Por ahora está todo encaminado”, reconoció una fuente del Ministerio del Interior. Con la misma metodología que la semana pasada, previo al encuentro del jueves en la Rosada, hubo reuniones por separado con los representantes de casi todos los distritos con el objetivo de avanzar en la redacción de un consenso. El Presidente encomendó a sus ministros a que vuelvan a repetir las negociaciones antes de la nueva cumbre del jueves con los gobernadores, que había pasado a un cuarto intermedio de la semana pasada.

“Puede haber trabas más políticas”, afi rman en Balcarce 50. Eso tiene que ver con el acuerdo que llegó el Gobierno y la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano, una iniciativa que ingresará al Congreso como un proyecto de ley que necesitará del acuerdo de todos los gobernadores para que avance. La semana pasada, la Nación hizo una oferta a las provincias a cambio de que desistan de los juicios que llegan a 56, sin contar el reclamo bonaerense. A la provincia de Buenos Aires la compensarán con 20.000 millones de pesos este año; otros $40.000 millones en 2018 y $65 mil millones en 2019. Los distritos serán compensados con fondos de la Anses y del Tesoro Nacional. La propuesta fue llevada sobre la mesa y se espera una respuesta. El Gobierno cree que esta disputa podría complicar la fi rma de un acuerdo el próximo jueves.

Durante toda esta semana, el Ejecutivo mantendrá muchos contactos para avanzar en las reformas tributaria y fi scal con los mandatarios provinciales. Ayer el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, cruzaron reuniones con ministros de las provincias y una gobernadora. Por las ofi cinas de ambos ministerios desfi laron funcionarios de Mendoza, Corrientes, Jujuy, Neuquén y Tierra del Fuego. La gobernadora fueguina, Roxana Bertone, logró avanzar en un acuerdo por la suba de impuestos a los electrónicos, uno de los ítems incluido en la reforma tributaria que amenazaba a la industria local. Finalmente se acordó, junto al ministerio de Producción que conduce Francisco Cabrera, el envío al Congreso de una reducción “gradual” de las alícuotas del impuesto interno para productos como celulares, televisores, aires acondicionados y microondas. El impuesto se reduciría escalonadamente del 10,5% en el 2018 hasta llegar al 2% en 2023. Fue fi rmada también por el sector gremial y empresarial.

Esta era una de las trabas que plantearon los mandatarios en la reunión del jueves. También el impuesto a las bebidas azucaradas, donde resultarían afectados distritos productores de azúcar. Finalmente también fue incluido en el proyecto presentado ayer.

Las reuniones continuarán los días siguientes. Hoy seguirán los encuentros con ministros provinciales. Miércoles y jueves será el turno de los gobernadores, antes de que sean recibidos nuevamente por Macri. “Serán en grupos y por regiones. De a dos, de a tres o mano a mano. También habrá encuentros políticos partidarios”, contó un funcionario encargado organizar los encuentros. El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se adelantó con un pronóstico y dijo que “hay muchos temas que analizar de la reforma impositiva”, pero que “ve un poco complicado’ llegar a un acuerdo el jueves.