Mientras Renault expresó ayer su "decepción" por la renuncia de Fiat Chrysler Automobiles (FCA) a seguir adelante con su proyecto de fusión con la automotriz francesa, el grupo ítalo-estadounidense acusó al estado francés por la demora en tomar decisiones con el pretexto de que no se daban las condiciones políticas en Francia para que haya éxito.

En los mercados europeos, las acciones de Renault retrocedieron hasta 3,8% y las de Fiat subieron apenas 0,1%, en contraste con las fuertes alzas que registraron en momentos en que se conoció la ahora fallida oferta de fusión, el 27 de mayo pasado, cuando se la valoraba en unos 35.000 millones de euros.

De todos modos, la automotriz francesa agradeció al grupo FCA por sus esfuerzos e insistió en que la propuesta de fusión "es oportuna".

"Ha quedado claro que las condiciones políticas en Francia no existen actualmente para que una combinación de este tipo proceda con éxito", dijo Fiat en un comunicado que cerró la oferta

La francesa subrayó además el reconocimiento por el "enfoque constructivo" de su socio de la alianza Nissan (accionista de su 15 % del capital) y dio las gracias a FCA porque la oferta "subraya el atractivo de Renault y de la alianza".

La junta de accionistas de FCA informó el miércoles en París y ayer en Londres que "ha resuelto retirar su propuesta de fusión realizada al grupo Renault", aunque que "sigue firmemente convencida de la razón convincente y transformadora" de su propuesta".

Se necesitó más tiempo para tranquilizar a la parte japonesa y explicar el acuerdo, dijo un funcionario del gobierno francés, que pidió no ser identificado bajo las reglas de la administración. El gobierno se sorprendió de que Fiat se moviera tan rápidamente para retirar su oferta.