Fuente: baenegocios.com

En un escenario interno de escaso apoyo evidenciado por parte de los gobernadores e intendentes del peronismo y presionado por la interna que atraviesa al Frente de Todos, el Presidente Alberto Fernández buscará mostrarse esta semana en una actitud proactiva, y en esa dirección, presentará este lunes, en un acto que tendrá lugar a las 17 en el museo del Bicentenario de Casa Rosada, una nueva serie de billetes a los que regresarán los próceres y heroínas de la historia argentina en reemplazo de los animales, mientras que el miércoles, y siempre que el clima lo acompañe, viajará a la Antártida, desde donde encabezará el acto por el 25 de Mayo, en el que apuntará a relanzar su gestión.

Si bien ya había quedado evidenciada la poca receptividad del peronismo, el que decidió no acompañar la aspiración del Presidente anunciada desde Europa de ir por su reelección, lo que lo obligó a rever esa posición 48 más tarde, fue el acto de apoyo realizado el último viernes por la UOCRA, donde solo estuvo acompañado por el mandatario provincial de San Juan, Sergio Uñac, lo que le terminó de certificar la soledad partidaria que lo atraviesa por estas horas.

Frente a ese escenario y dispuesto a proyectarse hacia el futuro, en el marco del acto conmemorativo por la Revolución de Mayo que encabezara desde una escuela ubicada en la Base Esperanza del continente helado, el jefe de Estado anunciará el relanzamiento de su gestión, con un mensaje que refleje la salida de la pandemia, tras la recuperación económica.

Pero además, y con ese mismo escenario como telón de fondo, el Gobierno le dará un cambio de rumbo a la estrategia comunicacional, a través de la implementación del eslogan "Primero la gente", en reemplazo del actual, "Reconstrucción Argentina", con lo que buscará a potenciar las cifras positivas de la recuperación económica, en el marco de una nueva etapa, en la que ahora el objetivo será llegar a la población con un mensaje que evidencie el camino emprendido para alcanzar una mejor redistribución de los ingresos y un crecimiento del poder adquisitivo.

En términos globales, el objetivo del oficialismo es el de reforzar la difusión de los logros, enfocarse en la gestión y demostrar cohesión interna para contrarrestar las diferencias de miradas dentro de la coalición gobernante, y al mismo tiempo, poder hacer frente a las críticas que parten desde la oposición.

En caso de que las condiciones climáticas no le permitan viajar a la Antártida, Fernández podría participar del festival cultural que, coordinado por la cartera que conduce Tristán Bauer, se celebrará en Plaza de Mayo, el que contará con la participación de bandas y distintos artistas invitados.

En Mendoza, el peronismo buscó bajar la tensión interna

El presidente llegará al acto recordatorio del 25 de Mayo, precedido por el plenario que el último sábado reunió en Mendoza a gran parte de la dirigencia de. Partido Justicialista (PJ), con el objetivo de bajar la tensión interna en el Frente de Todos y debatir sobre el futuro de la Argentina.

En el encuentro, que se desarrolló en el Auditorio Ángel Bustelo y que contó con la participación (tanto presencial como virtual) de referentes como el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; entre otros, se buscó alcanzar posiciones de acercamiento entre los diferentes espacios que integran la alianza oficialista.

En ese contexto, Massa consideró que es "muy importante que tengamos la capacidad de debatir, pero entendiendo que ese debate debe ser con altura, debe ser puertas adentro, porque hoy tenemos también la responsabilidad de gobernar".

En la misma línea, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, advirtió que "no está permitido romper el Frente de Todos ni descuidar la unidad" y advirtió que el compromiso que tienen por delante, "es cumplir con cada ciudadano y resolverles problemas".

A su turno, De Pedro afirmó que "hay que pensar cuál es el rol del Estado para generar felicidad: debe ser moderno, inteligente y a la par de la innovación tecnológica, que dé soberanía e integración en el uso de datos", al tiempo que indicó que "el desafío del peronismo es construir una Argentina federal".

Menos contemplativo, Kicillof, advirtió que "sin independencia económica, no hay justicia social y se pone en jaque la democracia".

La dirigencia del peronismo congregada en la provincia cuyana se esperanzó en la idea de que "hay futuro para el 2023" de cara a las presidenciales, destacó la "muestra de unidad" de todos los sectores que integran esa alianza y enfatizó en la "necesidad de una apertura" hacia los sectores disidentes.

El Gobierno ahora piensa en una mesa política

El casi nulo acompañamiento que vienen mostrando los diferentes estamentos del Frente de Todos a la gestión del Presidente, le comenzó a abrir la puerta a la necesidad de convocar a una mesa política en la que se discutan las acciones de Gobierno, idea que fue impulsada desde el kirchnerismo duro y La Cámpora, y resistida por el mandatario. 

Son varios los funcionarios del albertismo, los que ante la soledad en la que vienen gestionando, entre otras razones, debido a las diferencias existentes en torno a las políticas económicas aplicadas, las que no logran controlar la disparada inflacionaria y no evidencian una buena redistribución de la riqueza, lo que generó trabajadores empobrecidos y creó un clima social de descontento, los que ahora ven como "imperioso que esa mesa funcione".

En ese camino, Katopodis, Juan Zabaleta, Matías Lammens y Santiago Cafiero, hombres cercanos al jefe de Estado, se encuentran por estas horas, abocados a esa tarea, tras entender que, sin unidad, no hay 2023 para nadie.