En su tradicional convocatoria marplatense la Pastoral Social remarcó la necesidad de direccionar la economía hacia un modelo alejado de la especulación y en particular hacer foco en sendas que estimulen tanto la cadena de valor como la de producción. Así se refirió el titular de la Comisión Episcopal y obispo de Lomas de Zamora, Jorge Lugones, al presentar el documento final del cónclave en la Ciudad Feliz.

"Reafirmamos que el valor del trabajo es clave para cualquier proyecto de ecología integral, para el desarrollo de toda persona; de una economía de comunión, y de la promoción y dignidad de todos y muy especialmente de los más pobres", remarcó el obispo para alertar sobre el grado de desigualdad en el cual se encuentra sumergido el país, al cual definió como "peligrosísimo", citando los testimonios que brindaron los expositores en cuanto a la realidad del trabajo y la conflictividad social. Lugones recordó otras conclusiones, como la importancia de "tener presente que son los trabajadores quienes crean la riqueza y no la riqueza quien crea trabajadores" como también la necesidad de un pacto para cambiar la economía actual y dar un alma a la economía del mañana. La Pastoral, sin medidas tintas, convocó a "sostener la mesa de dialogo por el trabajo y la vida digna espacio que "debe servir a la promoción humana y la dignidad del trabajo antes que a la reproducción de nuevas formas de descarte de los trabajadores".