Las diferencias internas en el radicalismo van en aumento. De un lado están los dirigentes que defienden la gestión de Mauricio Macri a capa y espada -incluso, en muchos casos, más que los referentes del PRO-, y del otro los referentes de la UCR que buscan diferenciarse de las políticas económicas del macrismo, encabezados por el exdiputado Ricardo Alfonsín, quien rechazó integrar las listas legislativas para renovar su banca como diputado el año pasado y hasta una embajada para, según sus allegados, "trabajar para que el partido no desaparezca".

Con ese objetivo, el hijo del ex presidente sigue los pasos de su padre y, desde el llano recorre el interior del país donde mantiene encuentros con correligionarios para analizar el contexto económico y la situación del radicalismo, cada vez con menos influencia en las decisiones dentro del gobierno.

"Cuando se creó Cambiemos, el radicalismo iba a aportar sensibilidad social y experiencia política, pero nada de eso sucedió, no tenemos la menor influencia en la toma de decisiones, la dirigencia de nuestro partido es cada vez más sumisa al poder", disparan desde el sector más rebelde del centenario partido que, además de recorrer comités, ya piensa en 2019 con la esperanza de fortalecer un espacio progresista, aunque sin rupturas con Cambiemos por el momento.

En ese sector de la UCR ya mantuvieron reuniones con quienes consideran tienen coincidencias ideológicas como Margarita Stolbizer, Martín Lousteau, y el gobernador socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz. Existe en esta corriente radical una suerte de nostalgia por rearmar Unen, la alianza que logró imponerse al PRO en la Capital Federal en 2013.

Las criticas del sector que lidera Alfonsín, van dirigidas no solo las políticas del PRO, sino también a las cúpulas partidarias, a quienes acusan de no imponer sus ideas, a pesar de las diferencias que suelen expresar por lo bajo, a los funcionarios de la Casa Rosada.

El 2019 está cerca y fue el mismo Presidente el que ya instaló la idea de su reelección, lo que los obligó a acelerar los tiempos a los sectores de la oposición, pero también a este grupo de dirigentes que se autodefinen en como "marginales", dentro del propio partido.

Imaginan una competencia electoral dentro de Cambiemos. "Vamos a trabajar para que el partido se presente a internas con el PRO para las presidenciales de año que viene. Tenemos que lograr presentarnos en las PASO con un candidato propio, aunque sea difícil imponerse a Macri, esa estrategia hará que el radicalismo se vigorice", analizan en este sector donde no ahorran criticas hacia la nueva conducción del partido, hoy en manos del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. "El aspira acompañar a Macri en la fórmula presidencial pero muchos se olvidan que fue el principal artífice de negociar con el kirchnerismo para que Julio Cobos se presentara en 2007 junto a Cristina Kirchner", lo fustigan desde el alfonsinimo.

Cerca de Alfonsín creen que el gobierno comenzó una campaña para desprestigiarlo por las duras críticas al rumbo económico, pero se defienden: "nos quieren difamar porque saben que Ricardo tiene buena imagen y mucha presencia en los medios, por eso decidieron hacer lo mismo hicieron con el kirchnerismo".

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos