El Presidente Alberto Fernández tiene previsto viajar el miércoles a la Base Esperanza de la Antártida para encabezar los actos del 25 de Mayo, pero condicionado por las condiciones climáticas.

Con la idea de llevar adelante una gestión más federal, el Gobierno resolvió trasladar los festejos patrios al territorio más austral de la Tierra. En Presidencia aún esperan los datos de las condiciones meteorológicas para determinar donde se realizará la celebración central.

Por estas horas se maneja trasladarlo a la ciudad de Río Gallegos, terruño de la vicepresidenta Cristina Kirchner. El vuelo que realizará el Presidente tiene que hace una escala en la ciudad santacruceña y en el caso de que no puedan seguir viaje se armará allí el acto.

Lo sorprendente de la decisión se da en momentos el Gobierno enfrenta una crisis interna donde mantiene alejados y sin diálogo a Alberto y Cristina. Es muy probable que la vicepresidenta no se encuentre en su casa de Río Gallegos durante el viaje presidencial.

El dilema sobre donde realizar los festejos Patrios surgió por las intenciones presidenciales de no participar en el Tedéum de la Catedral Metropolitana. En Balcarce 50 quieren evitar que el jefe de Estado se encuentre en la Ciudad de Buenos Aires. Desde distintos sectores reconocen el Gobierno no pasa por un momento de buena relación con la Iglesia. Tampoco querría escuchar cara a cara las críticas que pueda hacer el cardenal Mario Poli en su homilía.

En el caso de que el acto central se traslade a Río Gallegos, aun no hay una definición sobre el lugar que se realizará. “Eso se puede resolver en una hora”, aseguraron desde la organización de los festejos.

En este contexto incierto de un lugar también se suma la incertidumbre de la continuidad en el Frente de Todos. Las muestras de apoyo del kirchnerismo al Presidente son cada vez más distantes. El 25 de Mayo volverá a mostrar las diferencias internas cuando los fieles a Alberto o Cristina se suman al acto central. El Gobierno espera que la mayoría de los ministros se sumen, pero los faltazos de la celebración del viernes en la UOCRA podrían repetirse en el día patrio.

En la Ciudad de Buenos Aires, también se programarán actividades culturales que podrían realizarse en la explanada del CCK o en Tecnópolis.