A horas del vencimiento del plazo otorgado por la Junta Electoral partidaria para la exhibición de listas, los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) pese a haber negociado contrareloj, no lograron alcanzar un acuerdo con el aún titular del PJ Bonaerense, Fernando Espinoza por lo que el mes próximo se deberán medir en elecciones internas.

Las negociaciones en las que no se llegó a buen puerto, tuvieron lugar en las oficinas que el presidente del PJ nacional, José Luis Gioja -quien actuó de mediador-, posee en el Congreso de la Nación y además de Menéndez, Gray y Espinoza, participaron de las mismas los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Verónica Magario (La Matanza).

“Espinoza planteaba un acuerdo que contemplara que la mitad de los representantes de la rama gremial y de la juventud se repartieran en partes iguales y que Menéndez se hiciera cargo de la presidencia del PJ bonaerense durante el primer año y que durante los siguientes doce meses, la titularidad del partido quedara en poder de Verónica”, dijo una fuente partidaria consultada por este diario, la cual agregó que “ellos (por Menéndez y Gray) dijeron que no a eso y lo único que ofrecieron a cambio fue la Secretaría General para Magario, y en ese marco no hubo ningún acuerdo”.

De esa manera, la posibilidad de conformar una lista única terminó naufragando ante la intransigencia de las partes, por lo que el PJ de la provincia deberá desempolvar las urnas para dar paso a los comicios en los que se enfrentarán la lista Unidad y Renovación que postula la fórmula Menéndez-Gray y la Unidad Peronista que por ahora lleva como único candidato a Espinoza.

Pese a contar con el respaldo de más del ochenta por ciento de los alcaldes del territorio bonaerense, Menéndez y Gray no lograron torcerle el brazo a Espinoza, quien no dudó en esgrimir el argumento del peso de los votos de La Matanza.

El bando del titular del PJ también barajó en un momento la posibilidad de una eventual impugnación de la lista de su oponente por parte de la Junta Partidaria a cargo de Hugo Curto, ante la imposibilidad de que este consiguiera los avales en los 135 distritos de la provincia.

Sin embargo, esa posibilidad ponía al partido al filo de una eventual intervención por parte de la Justicia Electoral.

El viernes último se había extendido el plazo, pero no alcanzó para el consenso.