Entre gritos, insultos, empujones y abucheos, el oficialismo logró firmar dictamen al proyecto de reforma previsional, en el que se modifica el cálculo de aumento jubilatorio. El texto ya tiene media sanción del Senado y se debatirá en el recinto la próxima semana.

En el plenario de comisiones de Previsión y Presupuesto de la Cámara de Diputados, donde el ministro de Trabajo, Jorge Triaca; el titular de la cartera de Hacienda, Nicolás Dujovne, junto con el jefe de la Anses, Emilio Basavilbaso , defendieron el proyecto que, en medio de gritos cruzados, finalmente consiguó el respaldo de parte de la oposición.

Sobre un total de 80 diputados que integran ambas comisiones, Cambiemos cosechó 39 firmas. A las del oficialismo se sumaron las firmas de la santigueña Norma Abdala y la de cuatro diputados del interbloque Argentina Federal: Paulo Cassinerio (Unión por Córdoba), José Fernando Orellana (Tucumán Somos Todos), Jorge Franco de Misiones y el chaqueño Juan Mosqueda.

La tensión dominó la reunión desde un principio. Hasta la sala en de debate se acercaron distintas agrupaciones para expresar su rechazo al proyecto. A penas Tiaca comenzó a exponer, los gritos que venían desde el fondo no lo dejaron continuar. El titular de la Comisión de previsión, Eduardo Amadeo, debió llamar a un cuarto intermedio cuando los insultos pasaron a la agresión física y el jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, debió saltar una mesa para frenar los disturbios.

Para poder retomar el debate, Amadeo debió acceder a darle la palabra a varios referentes sindicales que se presentaron en la comisión. El titular de la Bancaria, Sergio Palazzo, fustigó: "Le están sacando plata a los pobres para dársela a los ricos. No voten una ley que va a perjudicar a los que menos tienen en la Argentina, que son los jubilados y los beneficiaros de la AUH".

Mirta Tundis, del Frente Renovador, también castigó a los funcionarios: "Ustedes que pedían el 82 por ciento para todos los jubilados hace unos años, hoy dejan afuera a la mayoría de ellos. Me gustaría que me expliquen por que se contradicen tanto".

Minutos antes, Dujovne había intentado argumentar a favor del proyecto pero no pudo siquiera revelar de cuánto seria el aumento a los jubilados en el mes de marzo si se mantuviera la actual fórmula: "Ese cálculo no lo hicimos todavía", esquivó el ministro.

Otro momento de tensión se produjo cuando el jefe del PRO, Nicolás Massot, se dedicó a atacar a la oposición a los gritos, protagonismo una escena en la que parecía más estar buscando protagonismo en vez de esgrimir argumentos. Desencajado, el macrista atacó: "Háganse cargo de algo, háganse cargo del quilombo en el que ustedes nos metieron y estamos tratando de solucionar".

"Ahora nos van a escuchar a nosotros, quieren pedir por la guita, vamos juntos a Ezeiza y Marcos Paz. Soy el primero en ir con ustedes", continuó el diputado fuera de control.