El Tribunal Oral Federal 5 (TAOF5) dictó penas de prisión perpetua para represores por crímenes de lesa humanidad cometidos en la ESMA, entre ellos los exoficiales Jorge "El Tigre" Acosta y Alfredo Astiz, y a los pilotos de los "vuelos de la muerte", en tanto que absolvió al exministro de Hacienda de la dictadura Juan Aleman.

El fallo ratificó las máximas responsabilidades que les cupo a los integrantes del Grupo de Tareas G.3.3.2 comandados por Acosta, e impuso penas que van desde los 8 años 27 años de prisión a otros, acusados por la privación ilegitima de la libertad, torturas y tormentos, y homicidios agravados por la aplicación de tormentos de perseguidos políticos.

En tanto absolvió al piloto naval Julio Alberto Poch, acusado por los vuelos de la muerte, y condenó a prisión perpetua el exprefecto Jorge Antonio Azic, apropiador de la nieta recuperada Victoria Donda.

La lectura del veredicto en el juicio ESMA III comenzó luego de incidentes protagonizados por el represor Astiz y familiares de los acusados, que cantaron a viva voz el Himno Nacional.

El presidente del Tribunal, Daniel Obligado, estuvo a punto de desalojar la sala en dos oportunidades, en la primera durante los incidentes y la segunda cuando ingresaron los reporteros y camarógrafos.

Vidrio blindado mediante, los familiares de las víctimas, sobrevivientes y militantes de organismos de Derechos Humanos mostraban fotos de personas desaparecidas en la ESMA.

La sentencia se conoció a cinco años exactos de iniciadas las audiencias en una causa que incluyó a los vuelos de la muerte, un hito fundamental en la mecánica de muerte de los grupos de tareas que actuaron en la ESMA. De hecho, en el banquillo se encuentran los acusados de tripular los aviones navales en los que las víctimas eran arrojadas adormecidas al mar y cronológicamente comprende el tramo que va desde 1979 a 1982, lapso de tiempo en el que funcionó activamente el Grupo de Tareas G.3.3.2.