La Asociación Bancaria (AB) al mando de Sergio Palazzo sumó una jugada ofensiva en su puja paritaria al decretar un paro por 48 horas para martes y miércoles venideros. El escenario para evitar la huelga solo depende de un acuerdo, ya que la instancia de conciliación obligatoria se agotó en el transcurso de la pulseada que mantienen las partes. Palazzo reiteró que su organización hizo todo lo posible para "destrabar el conflicto" en las reuniones "con los presidentes de la cámara Adeba (Asociación de Bancos Argentinos) y de la cámara ABA (Asociación de Bancos de la Argentina)", pero "el presidente de Abapra (Asociación de Bancos Públicos y Privados) y de ABE (Asociación de la Banca Especializada) están fuera del país hasta mañana". La última propuesta formal de los bancos es un aumento en tres cuotas: 7% (que ya abonan), 4% en julio y 4% en octubre. La AB también denunció a los empresarios que no pagan la compensación adeudada y redujeron en un 50% el beneficio adicional que perciben por el día del Bancario.

"No cumplen los fallos judiciales. Con este Gobierno se sienten impunes", sentenció Palazzo.