El Gobierno de Bolivia anunció ayer que adecuará su legislación para brindar atención médica gratuita en sus hospitales públicos a los ciudadanos argentinos, en reciprocidad con el país, en medio del revuelo por la iniciativa del Gobierno de Mauricio Macri de cobrar ese servicio a extranjeros no residentes.

El canciller boliviano Fernando Huanacuni confirmó la decisión del Gobierno de Evo Morales y adelantó que una comisión especial arribará a la Argentina para "trabajar en la atención en salud recíproca a ciudadanos argentinos".

"Se hará una adecuación de nuestra norma interna para otorgar atención en reciprocidad para que ciudadanos argentinos gocen de los mismos derechos que los bolivianos en nuestro territorio", afirmó el diplomático boliviano en conferencia de prensa.

Aunque no hubo más precisiones sobre el alcance de la medida, en Bolivia el sistema de salud gratuito abarca a "mujeres embarazadas desde el inicio de la gestación hasta los seis meses posteriores al parto; a los niños menores de cinco años; mujeres y hombres a partir de los 60 años; mujeres en edad fértil respecto a atenciones de salud sexual y reproductiva; y personas con discapacidad".

De esta forma, el país vecino reformuló la respuesta negativa que había dado a principios de febrero ante el pedido argentino de reciprocidad en la atención sanitaria, en medio de la tensión con el Gobierno de Jujuy, que anunció que que impulsará un proyecto para cobrar uno bono a extranjeros no residentes en su provincia.

El anuncio del Gobierno de Morales se conoció además en momentos en que en el país se desató un fuerte revuelo por la decisión del oficialismo de dar debate en el Congreso a la posibilidad de cobrar a los extranjeros no residentes de países sin acuerdo de reciprocidad que se atiendan en hospitales públicos.

"Despejamos dudas sobre la supuesta tensión entre nuestros gobiernos", sostuvo Huanacuni en la antesala de la reunión entre los presidentes Morales y Macri, en abril próximo en Buenos Aires.