El juez federal Claudio Bonadio envío ayer a juicio oral y público a la ex presidenta Cristina Fernández, al detenido ex secretario general de la Presidencia Carlos Zannini y al ex canciller Héctor Timerman, acusados por el encubrimiento agravado a ciudadanos iraníes prófugos por el atentado a la AMIA en 1994.

La actual senadora está procesada con prisión preventiva en esta causa iniciada por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, pero permanece en libertad gracias a sus fueros parlamentarios.

Bonadio dio así por cerrada la investigación y la envió a sorteo de un Tribunal Oral, que deberá juzgar a la ex presidenta y otros doce acusados en esta investigación, a raíz de la firma del Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán.

El juez entendió que todos deben ser juzgados por "encubrimiento agravado, abuso de autoridad y estorbo de un acto funcional" aunque advirtió que será el Tribunal el que establezca si pudieron cometerse delitos más graves, como traición a la Patria.

Bonadio había procesado a los acusados por este delito, pero la figura fue revocada por la Cámara Federal porteña cuando confirmó su fallo de manera parcial.

Por su parte y en relación a Cristina, ayer mismo trascendió que Aníbal Ibarra, quién había asumido su defensa la semana pasada en reemplazo de Graciana Peñafort y Alejandro Rua, desistió de continuar haciéndolo. "Motiva esta decisión la información de que han puesto en marcha una operación mediática y política para golpear a CFK utilizando -una vez más -la tragedia de Cromañón a esos fines", señaló Ibarra desde su cuenta de Twitter.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos