El juez federal Claudio Bonadio le negó la excarcelación al ex canciller Héctor Timerman en la causa por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, por lo que lo mantendrá en prisión domiciliara por su débil estado de salud.

El magistrado rechazó el pedido de la defensa de Timerman, pero lo autorizó abandonar su domicilio cada vez que sea necesario, tras ser autorizado por el juzgado para realizarse estudios y recibir tratamiento médico.

Tras la negativa del juez, los abogados del ex canciller apelarán hoy su procesamiento con prisión preventiva, algo que habían postergado con el objetivo de acortar los plazos de cara a un eventual juicio oral.

"Timerman podrá egresar de su domicilio para realizar los análisis, estudios y/o tratamientos médicos requeridos para su salud, mediando siempre autorización por parte de este juzgado", sostuvo Bonadio a través de un fallo de 10 páginas.

Para acceder a la autorización del juzgado, Timerman "deberá aportar al comienzo de cada semana un cronograma con las vistas médicas programadas para ese período", sostuvo el juez.

"En los casos que requiera asistencia médica urgente, deberá comunicar esa circunstancia a este juzgado de forma telefónica, siempre antes de egresar del domicilio, y en caso de no poder comunicarse con este Tribunal, podrá informar a la primera oportunidad que sea posible", señaló.

El ex canciller padece cáncer y recibe un tratamiento que conjuga sesiones en Buenos Aires y otras en Nueva York, por lo cual sus abogados, Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, habían presentado ayer un pedido para que se lo excarcelara.