El ex vicepresidente Amado Boudou pasó su primera noche en libertad en su departamento del barrio porteño de Barracas tras haber estado 63 días preso en el Penal de Ezeiza y el próximo lunes deberá acercarse hasta los Tribunales de Comodoro Py para notificarse formalmente de la excarcelación.

Boudou recuperó su libertad anoche tras ser beneficiado por la Cámara Federal. Al momento de la excarcelación estuvo rodeado de militantes, amigos y familiares, y aprovechó para cuestionar al Poder Judicial, al considerar que “está haciendo un abuso”.

“Es un sistema que está dando vuelta lo que es la presunción de inocencia. Tiene más que ver con el escarnio que con la Justicia”, había afirmado en declaraciones de la prensa al quedar libre.

Acompañado por su abogado, Eduardo Durañona, que ofició de chofer, Boudou se trasladó hasta su domicilio del complejo de departamentos montado sobre la ex fábrica textil Piccaluga en la calle José Aarón Salmún Feijóo al 700, en el barrio porteño de Barracas.

Allí, el ex vicepresidente vive con su pareja, la ex diputada mexicana Mónica García de la Fuente, con quien espera mellizos para el próximo 25 de enero.

“Quiero ver a mi mujer, que fue realmente muy importante. Quiero ver cómo están León y Simón”, manifestó al salir de la  sede de la Policía Federal.

Tras su primer fin de semana libre, deberá  acercarse hasta los Tribunales Federales de Comodoro Py para  notificarse formalmente de la excarcelación.

Boudou obtuvo su libertad sin tobillera y bajo caución  juratoria, esto es el juramento o promesa de que va a responder  los requerimientos de la Justicia, luego de que la Sala de Feria de la Cámara entendiera que no había “riesgos” para el  avance del proceso con el ex vicepresidente en libertad.

Se trata de una investigación por la rendición irregular de  viáticos cuando era ministro de Economía, en la que fue  ratificado su procesamiento por el delito de peculado: la  prisión preventiva en esta causa se había sumado a la que había  recibido poco antes, el 3 de noviembre pasado, en un expediente  por presunto enriquecimiento ilícito.