La firme ratificación del titular de la UOM Antonio Caló respecto de permanecer en la CGT es un mensaje hacia el interior de la estructura metalúrgica y hacia afuera en cuanto a retirar al secretario de Interior de Azopardo, Francisco "Barba" Gutiérrez. La crítica y su disgusto a lo definido por el triunvirato respecto de la reforma previsional marcó alto decibeles en la siempre agitada superficie sindical. Alguna vez en ocasión de una marcha a Plaza de Mayo, el ex intendente de Quilmes había sido orador y Caló estaba en Mar del Plata. En esa oportunidad, Caló desautorizó a Gutiérrez respecto a su participación en esa protesta para graficar que "no estaba autorizado a hablar en nombre de la UOM".

El episodio ocurrió a fines de marzo de este año, pero semblanteó una realidad que el secretario general metalúrgico destaca en cuanto al debate interno de su organización: "Acá hablan todos", le recalcó a BAE Negocios en más de una ocasión. Incluso tampoco es un secreto que dirigentes de esa estructura comulgan con principios y dinámica de la Corriente Federal (CFT) que lideran Sergio Palazzo (Bancarios), Héctor Amichetti (Gráficos) y Horacio Ghilini (Sadop). Pero el tope de un alineamiento orgánico es la decisión de Caló para continuar en Azopardo "siendo más cegetistas que nunca", respaldar el marco estructural e histórico de su sindicato en la central y continuar por la senda que reseñaron Augusto Vandor, José Rucci y Lorenzo Miguel. El recuerdo a sus líderes fallecidos que se sucede año tras año es una liturgia que Caló destaca como el reconocimiento a quienes fueron líderes de los metalúrgicos.

En ocasión de su mandato en la CGT que se alineó al kirchnerismo en 2012, Caló tuvo de varias organizaciones que integran hoy la CFT un respaldo amplio. Incluso dirigentes más jóvenes como Pablo Biró (APLA) destacan la consideración, consejos y estrategias del metalúrgico en la etapa que sobrevino después del 2012 e incluso en la derrota del FpV en el balotage 2015.

La CFT recibiría con los brazos abiertos a la UOM pero saben leer el juego y consideran que lo orgánico no los alienta a mantener esperanzas. Sí los vínculos con otros dirigentes de esa estructura dentro del tejido sigiloso que aspira a consolidar lo que ellos denominan como el MTA parte 2 o la Multisectorial que sume a empresarios nacionales, pensadores, referentes provinciales (aquí gravitó el Barba Gutiérrez sin dudas) para una travesía que consideran de largo aliento.