La jefa del bloque del Frente Renovador-UNA, Graciela Camaño, recordó hoy que la reforma previsional “no estaba en ningún spot” de la última campaña de Cambiemos sino que aparecía en “los papers del FMI”, en tanto qu. cargó duramente contra el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a quien acusó de ser un “monje negro” que opera la política del Congreso.

En un fuerte discurso, Camaño atribuyó la responsabilidad del escándalo que se produjo alrededor del debate de la reforma, así como los gravísimos incidentes ocurridos en las adyacencias del Congreso, al “pésimo manejo que ha hecho Cambiemos de este tema”.   

“Durante la campaña buscaron legitimidad a través del voto. Este reforma previsional no estaba en ningún spot, sino en los papers del FMI”, advirtió la dirigente massista al formular una cuestión de privilegio.

En este sentido, Camaño señaló que “el relato y la publicidad oficial llevó al engaño al pueblo” y sostuvo que “hubo defraudación a la voluntad popular”.

En este marco, apuntó contra el Gobierno por haber buscado la “legitimidad” de la reforma en una “foto” con gobernadores, lueg. de un acuerdo que “se hizo afuera de las puertas” del Congreso, avasallando la autoridad de la Cámara baja.

Al respecto, embistió contra Peña, a quien le endilgó haberle vendido “pesado podrido” al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, al garantizarle el jueves pasado un quórum que no pudo sostenerse.

“El relato tiene cabeza en el Jefe de Gabinete, porque si tomamos el hilo conductor de todos los temas que han venido ocurriendo nos damos cuenta que hay un monje negro en esta historia. A usted le trajeron pescado podrido la semana pasada. Nunca tuvo 129 diputados porque le dijeron que tenían un acuerdo que en realidad no estaba cerrado porque la división de poderes se vulneró”, remarcó Camaño.

Y dirigiéndose a Monzó, agregó: “Ese acuerdo se hizo afuera de las puertas de este lugar que se supone que es el lugar de la representación del pueblo. Se lo llevaron por delante a usted y a sus compañeros”.