El cierre del segundo acuerdo con el FMI les dio un respiro. Aunque admiten que están lejos de revertir la crisis económica actual, desde el círculo más cercano al presidente Mauricio Macri ya trabajan para que sea reelecto en 2019. La primera medida para alcanzar ese objetivo es repetir la fórmula en la provincia y la Ciudad de Buenos Aires.

A pesar de su abrupta caída en las encuestas, en el Poder Ejecutivo nacional están seguros que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, garantizará los votos necesarios para que Macri vaya por un segundo mandato. Más tranquilos están con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que conserva un buen caudal de votos, a lo que se suma que cerca del 40% de los votantes de la Capital estarían dispuestos a reelegir al Presidente, según encuestas recientes.

Tan seguros están de que Macri será quien dispute la presidencia por la alianza Cambiemos que la semana anterior el mandatario se apuró a destacar durante una entrevista con Bloomberg que estaba “listo para competir” el año próximo. El mensaje estaba destinado a enviar una señal a los mercados, pero también buscaba despejar las dudas que existen puertas adentro sobre sus intenciones de continuar al frente del gobierno.

“En los comicios del año que viene puede haber algún cambio pero los candidatos de los tres Ejecutivos serán los mismos que en 2015”, explica un funcionario de trato asiduo con el presidente. A diferencia de aquel momento, está en duda si será necesario ir a internas con sus socios de la Coalición Cívica y la UCR, aunque desde ambos espacios vienen reclamando más participación en la toma de decisiones. Como consuelo para los radicales, en la Casa Rosada apuestan a que los gobernadores Alfredo Cornejo, de Mendoza; y Gerardo Morales, de Jujuy; vayan por su reelección.

El macrismo confía en repetir el escenario de polarización con el kirchnerismo

Al igual que cuando Macri eligió a Gabriela Michetti para que lo acompañe en la fórmula presidencial, para 2019 sus principales asesores están pensando en otra mujer, preferentemente de PRO, a pesar del reclamo de la dirigencia del radicalismo para que el vice sea un correligionario. El nombre que suena con más fuerza es el de la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien en el último tiempo se transformó en una de las voceras favoritas del gobierno.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, bajó su perfil a partir de la reorganización de la estructura ministerial pero no por eso aminoró su poder y su capacidad para influir en lo que será el armado de la estrategia electoral de las presidenciales. Entre las premisas del funcionario están la necesidad de ratificar el rumbo político y económico, enfocarse en volver a atraer a los sectores de clase media desencantados y polarizar con el kirchnersimo, en sintonía a lo que predica el consultor Jaime Durán Barba.

“En un primer nivel, la sociedad se divide en kirchnerista-antikirchnerista. En un segundo nivel, están los que van a votar a Cristina, los que van a votar al PJ no kirchnerista, y los que nos votan a nosotros. En un balotaje, con los votos del peronismo racional, ganamos nosotros seguro”, concluye una fuente gubernamental.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos