Con varios asuntos por resolver dentro de la alianza Cambiemos, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, espera reunirse con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en los próximos días para analizar la agenda legislativa y la estrategia electoral en los principales distritos del país.

Las charlas con el ex coordinador del equipo económico Mario Quintana y los contactos telefónicos con el jefe de ministros ayudaron a bajar el enojo que la legisladora chaqueña mostró con sus socios de PRO durante los últimos meses del año pasado. Hoy, hará su reaparición pública en un programa televisivo con un discurso más conciliador. A diferencia de cuando rechazó el protocolo del uso de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad, esta vez dará su apoyo a la reciente propuesta de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de bajar la edad de imputabilidad. "El proyecto va a en el mismo sentido de lo que Lilita presentó hace 15 años: la creación de un régimen penal juvenil", dijeron fuentes cercanas a Carrió. Otra postura es la que tiene con el discurso oficial que tiene como blanco a los extranjeros para dar cuenta del aumento de la inseguridad.

Sin embargo, estas cuestiones están lejos de ser las que desvelan a la dirigente de la Coalición Cívica por estos días. En el encuentro que mantendrá con Peña entre esta semana y la próxima -según señalaron desde su entorno- espera avanzar en temas vinculados al ámbito legislativo, más aún teniendo en cuenta que en el Gobierno tienen intenciones de convocar a sesiones extraordinarias para tratar algunos proyectos que quedaron pendientes en diciembre último. También está en carpeta abordar la situación electoral de Córdoba, donde Carrió acompaña la candidatura del jefe del interbloque de diputados de Cambiemos, el radical Mario Negri, en coincidencia con la postura que prima en el Poder Ejecutivo nacional.

Desde la Casa Rosada confirmaron que habrá una reunión con la diputada nacional para evaluar el cronograma electoral, pero señalaron que por el momento no está definido si será en enero o febrero. Al eventual cónclave se sumarán la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el mandatario porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con quienes Carrió tiene diálogo directo y fluido.

A la par de la búsqueda por reencauzar su relación con el presidente Mauricio Macri, la líder de la Coalición Cívica tiene planeado presentar durante el verano un libro sobre su trabajo legislativo para celebrar los 25 años de su llegada al terreno político cuando fue electa Convencional Constituyente.