Carrió sumó dos nuevos capítulos, en una sola jornada, a su cruzada contra el ministro de Justicia, Germán Garavano. La diputada retomó su discurso de "él o yo" durante la mañana, cuando señaló que se "amigará" con Mauricio Macri "cuando lo saque a Garavano". En el siguiente episodio, por la tarde dijo que se trataba de "una broma", se disculpó "por las formas" y anunció que va a "posponer por unos días la presentación del juicio político en aras de distender esta situación".

Los ánimos se iban a apaciguar ayer cuando el Presidente y la diputada se cruzaran en un acto para la presentación de "Argentina Exporta"- un programa para impulsar para exportaciones- en el CCK. Nada de eso sucedió. Cuando el jefe de Estado ingresó a la sala Ballena Azul intercambiaron un fugaz y formal saludo con Lilita que estaba sentada en la primera fila. "No saludamos con un besito seco", describió Carrió en un breve contacto con la prensa.

Carrió avisó que se "amigará" con el Presidente cuando "lo saque a Garavano". En lugar de aliviar y recomponer la relación, la diputada agudizó el enfrentamiento con la Casa Rosada. La nueva amenaza la hizo ante un colmado auditorio que esperaba también el discurso presidencial. Incluso hubo aplausos cuando volvió a pedir la salida del ministro.

Garavano no tiene pensado dar un paso al costado porque se siente respaldado por el Presidente. El titular de Justicia presentó su renuncia varias veces y nunca fue aceptada. "No vamos a aflojar ni dejar de trabajar", explicaron en el entorno de Garavano tras la nueva amenaza de Lilita. El pedido que le hizo el jefe de Estado que fue que "siga por este mismo camino".

La reacción fue manifestada por los ministros de Educación y de Desarrollo Social, Alejandro Finocchiaro y Carolina Stanley, que coincidieron en que "nadie debe condicionar al Presidente". El funcionario dijo que Macri "desde el minuto uno ha luchado contra la impunidad y la corrupción", y aseguró que " Cambiemos no ha sido una coalición, electoral sino una coalición de gobierno, amplia, donde hay personas de distintos partidos políticos y se generan debates". Su par de Desarrollo sostuvo que Macri "es el principal motor de la lucha contra la corrupción".

Por la tarde Carrió bajó el tono. "Lo que dije esta mañana fue una broma, no condiciono ni disputo autoridad", explicó en una serie de tuits. Y agregó: "Pido disculpas por la forma, pero ratifico lo dicho porque es verdad. Ejerzo mi facultad de diputada de pedir juicio político a los funcionarios establecidos por la Constitución".